10. La ley terminó con Juan
¿Quiere decir Lucas 16: 16, que la ley terminó con Juan?


El texto dice: "La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces si el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él". En realidad, este texto no afirma que terminaron o dejaron de tener valor "la ley y los profetas". Quiere decir que esos escritos eran los únicos documentos que contenían, hasta ese entonces, lo revelado por Dios respecto de su reino. Para anunciarlo y convencer a los hombres de su realidad, eran necesarias las enseñanzas y las profecías irrebatibles ofrecidas en "la ley y los profetas". ¿Qué fuerza podía tener esa prédica sin los profetas?

Al recordar solamente algunas expresiones de Jesús, entendemos que para él "la ley y los profetas", lo que hoy llamamos el Antiguo Testamento, no pudieron haber terminado. Indicó su permanencia cuando ordenó escudriñar las Escrituras, porque ellas daban testimonio de El (Juan 5: 39). Afirmó que la ignorancia de las Escrituras era la causa del error (Mat. 22: 29). Reiteró su importancia cuando dijo, citando a Deuteronomio 8: 3:
"No de solo pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios" (Mal. 4: 4). Para explicar el Evangelio a dos discípulos preocupados, y luego a los once, "les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían" (Véase Luc. 24: 25-47).

Los apóstoles recomendaron el estudio de las Escrituras y declararon su utilidad (2 Tim. 3: 15-17); afirmaron que fueron escritas para nuestra enseñanza (Rom. 15: 4). Sostuvieron que la palabra profética era una antorcha a la que había que estar atentos (2 Ped. 1: 16-21). En fin, "la ley y los profetas" eran escrituras tan importantes que se las cita 280 veces en el Nuevo Testamento. Por lo dicho, queda claro que esa expresión de Jesús significaba que la "ley y los profetas" era todo lo que hasta entonces había sido revelado tocante al reino de Dios.

Escribenos