El cuerno pequeño ataca el Santuario

Habramos nuestras Biblias el Libro de Daniel 8: 9-12,23-25:

Y de uno de ellos salió un cuerno pequeño, que creció mucho al sur, y al oriente, y hacia la tierra gloriosa. 10Y se engrandeció hasta el ejército del cielo; y parte del ejército y de las estrellas echó por tierra, y las pisoteó. 11Aun se engrandeció contra el príncipe de los ejércitos, y por él fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra. 12Y a causa de la prevaricación le fue entregado el ejército junto con el continuo sacrificio; y echó por tierra la verdad, e hizo cuanto quiso, y prosperó. 23Y al fin del reinado de éstos, cuando los transgresores lleguen al colmo, se levantará un rey altivo de rostro y entendido en enigmas. 24Y su poder se fortalecerá, mas no con fuerza propia; y causará grandes ruinas, y prosperará, y hará arbitrariamente, y destruirá a los fuertes y al pueblo de los santos. 25Con su sagacidad hará prosperar el engaño en su mano; y en su corazón se engrandecerá, y sin aviso destruirá a muchos; y se levantará contra el Príncipe de los príncipes, pero será quebrantado, aunque no por mano humana.

 

En seguida vamos a estudiar quién es el cuerno pequeño

  El origen del cuerno pequeño

Dan 8:9

Y de uno de ellos salió un cuerno pequeño, que creció mucho al sur, y al oriente, y hacia la tierra gloriosa.

La mayoría de los comentadores suponen que el cuerno pequeño salió de uno de los cuatro cuernos, pero el contexto y los detalles literarios y estructurales lo hacen poco probable.4 El versículo anterior concluye con las palabras, "en su lugar [del cuerno notable] salieron otros cuatro cuernos notables hacia los cuatro vientos del cielo". El antecedente inmediato de "uno de ellos" es, por lo tanto, "los cuatro vientos", no los cuatro cuernos. La expansión geográfica del cuerno pequeño (sur, oriente, la tierra gloriosa) sugiere que su emergencia también pertenece al plano geográfico, o sea, proviene de uno de los cuatro puntos cardinales. Además, el verbo yatza, utilizado para referirse a la "salida" del cuerno pequeño (vers. 9) contrasta con el verbo 'alah, empleado para referirse a la "salida" de los otros cuernos (vers. 3 y 8)

El autor protestante A. Bloornfield también reconoce que el cuerno pequeño surge de uno de los cuatro vientos del cielo: "El cuerno pequeño, se nos dice, ha de surgir de uno de los cuatro vientos (v. 8). Cuál viento es, se lo indica inmediatamente: crecería mucho al sur, hacia el oriente y hacia Palestina". Por lo tanto, debe originarse ya sea en el norte o el oriente. El poder que siguió a los reinos griegos en el este y el sur fue Roma, y surgió del oriente. El imperio seléucida se convirtió en una provincia romana alrededor del 65 aC., y Roma se apoderó de Egipto el 30 a.C.

Pero, ¿dónde se encuentra la bestia a la cual pertenece el cuerno? Una posibilidad es que se encuentra fuera del cuadro de la visión, por lo tanto Daniel no la ve.

Una razón podría ser que los animales que simbolizan a Medo-Persia y Grecia en Daniel 8 eran animales limpios, apropiados para los ritos del templo, mientras que la "bestia terrible", como la que se emplea para simbolizar a Roma en Daniel 7, habría sido una criatura inmunda. "Esto habría distorsionado la conexión entre la visión y el santuario".6

Sin embargo, en el simbolismo bíblico, los cuernos representan poderes o naciones, y pueden aparecer por sí solos sin los animales a los cuales pertenecen naturalmente. Zacarías 1:18, 19, por ejemplo, dice cómo el profeta ve cuatro cuernos solos, y un ángel explica que "estos son los cuernos que dispersaron a Judá, a Israel y a Jerusalén" (vers. 19).

En contraste con Daniel 7, en el que el cuerno pequeño (la Roma papal) surge de la cuarta bestia (Roma pagana), en Daniel 8 el cuerno pequeño representa a ambas. "Una parte del todo (el cuerno) simboliza al todo (la cuarta bestia de Daniel 7). Encontramos apoyo para esta conclusión en el hecho de que en Daniel 8 el cuerno pequeño participa en una conquista horizontal-va contra el sur (Egipto), el oriente (Siria), y la tierra gloriosa (Israel)-lo que representa la actividad de la roma pagana (Dan. 8:9). Pero también se engrandece hacia el cielo (una expansión vertical contra el pueblo de Dios y la función del Príncipe en el templo celestial): la obra de la Roma papal (vers. 10-12). Este cuerno incorpora la activad de la bestia y su cuerno según se la describe en Daniel7"

El paralelismo entre las profecías en Daniel 2, 7 y 8 nos ayuda a entender el simbolismo del cuerno pequeño en Daniel 8.

 

Las actividades del cuerno pequeño (Dan. 8:9-12; 23-25)

 

Después de establecer el origen e identidad del cuerno pequeño, podemos dedicar nuestra atención a sus actividades:

(1) Puede echar por tierra parte del ejército y de las estrellas.

(2) Se exaltó a sí mismo tan alto como el Príncipe de los ejércitos.

(3) Quitó el continuo y el lugar del santuario de Dios.

(4) Echó por tierra la verdad.

 

  1. Echó por tierra parte del ejército y algunas de las estrellas

Dan. 8:10, 24

10 Y se engrandeció hasta el ejército del cielo; y parte del ejército y de las estrellas echó por tierra, y las pisoteó. 24Y su poder se fortalecerá, mas no con fuerza propia; y causará grandes ruinas, y prosperará, y hará arbitrariamente, y destruirá a los fuertes y al pueblo de los santos.

 

 Éxodo 12:41 describe el ejército del Señor en términos de Israel. En la visión de Daniel, el “ejercito del cielo” se refiere al pueblo de Dios que permanece aquí en la tierra pero tiene su ciudadanía en el cielo.

Fil. 3:20

Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;

De esta forma se puede interpretar que el ejército del cielo en Daniel 8:24 indica a la gente santa, y las estrellas probablemente representan a los líderes de los ejércitos.

Apoc. 1:20.

El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y de los siete candeleros de oro: las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias.

Los emperadores romanos persiguieron a los judíos al igual que a los cristianos. Cuando Roma destruyó Jerusalén y su templo en 70 d.C. murieron más de un millón de judíos.

Y durante los primeros dos siglos de la era cristiana los emperadores Nerón, Decio y Dioclesiano asesinaron a miles de cristianos que rehusaron ofrecer incienso al emperador.

El historiador de la iglesia, Eusebio (siglo IV), nos cuenta: "No se puede dejar de admirar a aquellos que sufrieron también en su tierra natal donde miles de hombres, mujeres y niños, despreciaron la vida presente por causa de la doctrina de nuestro Salvador, y se sometieron a la muerte en varias formas. Algunos, luego de haber sido torturados con raspados de la piel, el potro, los azotes más crueles y otras agonías innumerables que hacen temblar sólo de escucharlas, fueron sometidos a las llamas. Algunos se hundieron y ahogaron en el mar, otros voluntariamente ofrecieron sus cuellos a los verdugos, otros murieron en medio de sus tormentos, algunos fueron consumidos por el hambre, y otros fueron colocados en la cruz. Algunos ciertamente fueron ejecutados como lo eran los malhechores; otros, más cruelmente, fueron clavados cabeza abajo y mantenidos vivos hasta que finalmente perecían por el hambre sobre la cruz".9

2. Se exaltó a sí mismo al nivel del Príncipe de los ejércitos

Daniel 8:11, 25

11 Aun se engrandeció contra el príncipe de los ejércitos, y por él fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra. 25Con su sagacidad hará prosperar el engaño en su mano; y en su corazón se engrandecerá, y sin aviso destruirá a muchos; y se levantará contra el Príncipe de los príncipes, pero será quebrantado, aunque no por mano humana.

 

Los versículos 9 y 10 presentaron los movimientos del cuerno pequeño sobre un plano horizontal, mientras que los versículos 11 y 12 muestran una dimensión vertical, lo que indica el cambio de actividades de la Roma pagana a la Roma papal.

En Josué, el comandante del ejército del Señor es un ser divino (Josué 5:14, 15).

El Príncipe del ejército del pueblo de Dios debe ser Aquel que es llamado "Mesías Príncipe" en Daniel 9:25, "Miguel vuestro príncipe" en Daniel 10:21, y "Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo" en Daniel 12:1. En otras palabras, Cristo.

¿Cómo es que el cuerno pequeño se engrandeció contra Cristo? Al asumir abiertamente el oficio de Cristo como mediador entre Dios y la humanidad, el papado se exaltó a sí mismo contra el príncipe del ejército y cumplió.

2 Tesalonicenses 2:4.

El cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios.

 

3. Quitó el continuo y echó por tierra el lugar del santuario de Dios (Dan. 8:11)-

¿Cómo fue que el papado quitó el sacrificio diario y echó por tierra el lugar del santuario de Dios? Al colocar la intercesión humana en las manos de sacerdotes, [al establecer] el uso del confesionario y al sacrificar nuevamente a Cristo en cada misa, el papado ha eclipsado el ministerio celestial de Cristo en las mentes de los adoradores, a los santos o a María. Al sustituir el papel de Cristo en el santuario celestial por el servicio del sacerdote aquí en la tierra, el cuerno pequeño ha “echado por tierra” simbólicamente “el lugar de su santuario”, y por lo tanto, lo ha profanado.

En el sacrificio de la misa, el sacerdote romano se transforma en un alter Christus, en otras palabras, en "otro Cristo" en el sentido de que él sacrifica al Cristo verdadero sobre el altar y lo presenta para la salvación de los fieles

Las últimas ediciones del catecismo de la iglesia Católica muestra esto claramente: “El sacrificio de Cristo y el sacrificio de la Eucaristía son, pues, un único sacrificio: ‘Es una y la misma víctima, que se ofrece ahora por el ministerio de los sacerdotes, que se ofreció a sí misma entonces sobre la cruz. Sólo difiere la manera de ofrecer'; Cristo, que se ofreció a sí mismo una vez de manera cruenta sobre el altar de la cruz, es ofrecido e inmolado de manera no cruenta".

 

Además, el sacerdote transforma la sustancia del pan y el vino en la sustancia misma del cuerpo y la sangre de Cristo. "Entonces se lleva al altar, a veces en procesión, el pan y el vino que serán ofrecidos por el sacerdote en nombre de Cristo en el sacrificio eucarístico en el que se convertirán en su Cuerpo y su Sangre".'2

En otras palabras, en obediencia a las palabras del sacerdote, Cristo desciende sobre el altar en cada misa. El sacerdote jesuita Franz Xaver Esser escribió: “Oh, sacerdote, cuán sobrehumano y grande eres, eres como Cristo que ordenó a los vientos y al mar, y quien caminó sobre las hinchadas olas… El sacerdote entra al cielo y toma al hijo de Dios del círculo cerrado del coro angelical y todos quedan impotentes, no pueden evitarlo”.

 

En el confesionario el sacerdote absuelve los pecados con la fórmula: "Te absuelvo de tus pecados en el nombre del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo".

Es una llave maravillosa en las manos del sacerdote.

Dice el Catecismo: "Los obispos y los presbíteros, en virtud del sacramento de las Santas Órdenes, tienen el poder de perdonar todos los pecados 'en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo"'.14

A través de tales enseñanzas es que el ministerio de Cristo en el santuario celestial ha sido echado a un lado en la mente de muchos cristianos y su lugar ha sido tomado por sustitutos engañosos. La misa y el confesionario alejan la mente de los creyentes cristianos de una continua dependencia del ministerio mediador del Salvador en su santuario.

Complejas ceremonias, todas en el nombre de Cristo, oscurecen el ministerio de Cristo. "En vez de confiar en la Palabra inspirada y en el ministerio personal del Espíritu Santo, se les enseña a los hombres a depender de una iglesia infalible y un cuerpo pedagógico autoritativo, y a recibir doctrinas falsas tales como la transustanciación, el purgatorio, la adoración de imágenes, la inmortalidad del alma, el sacrificio de la misa, la inmaculada concepción.

Nuestro gran Sumo Sacerdote quien nos invita a venir a su trono de gracia y encontrar gracia para un oportuno socorro, encuentra que su intercesión perpetua es echada a un lado y que otros medios de alcanzar la gracia, otros mediadores e intercesores se interponen entre él y su pueblo... En el sistema [católico] romano su lugar es ocupado por sacerdotes humanos que ofrecen sacrificios, perdonan pecados y confieren el Espíritu Santo. La iglesia es llevada sobre los hombros del papa y el corazón de María, en vez de sobre los hombros y el corazón de Cristo. La mayoría de estos principios falsos se han fortalecido a lo largo de los siglos, pero ninguno de ellos puede remontarse ni siquiera en una forma primitiva a una fecha anterior al quinto siglo d.C.". 15

 

4. Echó por tierra la verdad

Dan. 8:12

Y a causa de la prevaricación le fue entregado el ejército junto con el continuo sacrificio; y echó por tierra la verdad, e hizo cuanto quiso, y prosperó.

 - Jesús dijo de sí mismo: "Yo soy la verdad" (Juan 14:6), y respecto a la Palabra de Dios, dijo: "Tu Palabra es verdad" (Juan 17: 17).El salmo 119:142 dice que “tu ley es la verdad.”

Desde el siglo XII en adelante, varios papas prohibieron el uso de la Biblia en el idioma vernáculo porque los valdenses y luego los protestantes la utilizaron para oponerse a las enseñanzas de la iglesia.

El concilio de Trento en 1546 decretó que nadie podía interpretar las Escrituras en forma contraria a la opinión de la iglesia, porque la iglesia era juez del sentido correcto de las escrituras. “contrario al consentimiento Nadie, confiando en su propia habilidad, debe – en materia de fe y de moral relacionada con la edificación de la doctrina cristiana y forzando la Sagrada Escritura según sus propios sentidos - presumir de interpretar dicha sagrada Escritura en un sentido contrario al sentido de la santa madre Iglesia -la cual ha de juzgar el sentido verdadero y la interpretación de las santas Escrituras-el que ésta ha mantenido y mantiene; ni tampoco unánime de los Padres [de la iglesia] ",16

Hoy, por supuesto, el cuadro ha cambiado. En 1943 el papa Pío XII publicó una encíclica que animaba a los sacerdotes a estudiar y predicar de la Escritura, a asistir a las asociaciones católicas dedicadas a propagar las Escrituras en lenguas modernas, y animar a los laicos a leer diariamente la Biblia. Sin embargo, no significa que la Biblia es la norma absoluta de fe para la Iglesia Católica en la actualidad.

El Concilio Vaticano Segundo (1962-1965) declaró que "ella [la Iglesia] siempre ha considerado y continúa considerando a las Escrituras, acompañadas por la santa Tradición, como la regla suprema de su fe" y que "la teología sagrada depende de la Palabra escrita de Dios, tomada juntamente con la Tradición sagrada, como un fundamento permanente".18

Así que mientras que el liderazgo propone la lectura de la Biblia, los católicos aceptan la tradición como si estuviese al mismo nivel que las Escrituras.

Cuando hablamos del cuerno pequeño, debemos distinguir entre la institución del papado y las personas que apoyan o siguen sus enseñanzas. Los miembros de la Iglesia Católica, incluso el papa, son personas por las cuales Cristo murió. A lo largo de la historia una cantidad innumerable de cristianos sinceros y devotos han sido miembros de la Iglesia Católica.

La pluma inspirada escribió: “Hay cristianos verdaderos en cada iglesia que no conocen el origen del día de reposo dominical, y creen que están observando el día que Dios santificó y bendijo. Esto se aplica incluso a adoradores dentro de la Iglesia Católica; mientras existe esta condición de ignorancia e integridad, Dios acepta su sinceridad; pero cuando la luz cae sobre su camino, Dios requiere que se pongan en armonía con su ley, y que observen el día de reposo que él estableció.”19

 

Como Lutero, Zuinglio y Calvino en los días de la Reforma, el pueblo de Dios en todas las iglesias cristianas en el tiempo del fin escuchará la voz del cuarto ángel de Apocalipsis 18 que le dirá: "Salid de ella, pueblo mío", y responderán uniéndose al pueblo remanente de Dios. En nuestro testimonio escrito y hablado, por lo tanto, necesitamos ser cuidadosos y no ofender innecesariamente a las personas.

 

Nuevamente la inspiración nos ha dado un consejo sabio: “Al llegar el mensaje, no haga ataques personales contra otras iglesias, ni si quiera la iglesia Católica. En las diferentes denominaciones, los ángeles de Dios ven a muchos que pueden ser alcanzados únicamente con el mayor tacto. Por lo tanto, seamos cuidadosos con nuestras palabras.”20

 

Aunque nunca debemos hacer componendas con la verdad, siempre debemos estar al tanto que cada ser humano es en fin de cuentas una persona por la cual Cristo murió y a la cual ama.

 

Referencias

1 Siegfried H. Horn, "El continuo", Diccionario bíblico (Buenos Aires Asociación Casa Editora Sudamericana, 1997), pp 246,247

2 G. F Hasel. "The First and Third Years of Beishazzar (Dan. 7:1; 8:1") [Los años primero y tercero de Belsasar (Dan 7:1; 8:1) ],Andrews Universíty Seminary Studies 15 (1977). pp 153-168.

3 Ver comentarios sobre Daniel 7:1-7

4 Ver Martin Proehstle, "A Text-Oriented Study of Daniel 8:9-14" [Un estudio orientado por el texto de Daniel 89-14], (tesis doctoral inédita. Andrews University. 2003). pp. 100-105

5 Arthur E Bloomfield. The end of the days (Minneápolis Bethany Fellowship, 1961). p 165

6. Ángel Manuel Rodríguez, Fulgores de Gloria (Bogotá Asociación Publicadora Interamericana, 2002). p. 55

7. Ibid. A diferencia del Dr Rodríguez, yo veo las actividades de Roma pagana en los versículos 9 y l0, no sólo en el 9.

8. Josefo, "las guerras de los judíos'", Las obras de josefo (VI93).

9. La historio eclesiástica de Eusehio (Peabody, Mass. Hendrickson. 1998),8.81

10. Gerhard F Hase!, "The Little Horn, the Heavenly Sanctuary, and the Time of the End: A Study of Daniel 89-14'" [El cuerno pequeño, el santuario celestial y el tiempo del fin Un estudio de Daniel 89-14], Sympossium on Daniel, editado por Frank B Holbrook (Wáshington, D c.: Biblical Research Institute), p 401

11 Catecismo de la Iglesia Católica, (Santo Domingo Librería Juan Pablo II, 1992), #1367

12. Ibid., #1350

13 Franz Xaver Esser, Zepter und Schlüssel in der Hand des Priesters (Freiburg im Breisgau Herder & Co., 1924), p. 15.

14. Catecismo de la Iglesia Católica, #1461.

15. Emest Marter, Daniel’s Philosophy of History [La filosofía de la historia según Daniel], (Bracknell, Inglaterra: Newbold CoUege, 1967). pp 78.79

16. Philip Schaff!. The Creeds of Christendom, 4'th ed (Nueva York: Harper, 1919), t. 2, p. 83).

17 Divine Affianle Spirit, 30 de septiembre, 1943, citado en Don F. Neufeld, ed, The Seventh-day Adventist Bible Students Source Book (Wáshington, D C Review and Herald, 1962), pp 155, 156

18. Austin P Flannery, Documents Vatican II (Documentos del Vaticano II, ( Grand Rapids W B Eerdmans, 1975), pp. 762, 763

19. Elena G de White, Signs of the Times, 19 de noviembre, 1894.

20 Elena G de White, Pacific Union Recorder, 23 de octubre, 1902.