Las 2,300 Tardes y Mañanas de Daniel 8:14

Dr. Alberto Treiyer
Teólogo

Introducción
En el primer siglo de la era cristiana, los judíos soñaban con el cumplimiento de las profesías mesiánicas que señalaban el triunfo final del Redentor, reservado para el fin del mundo, y pusieron de lado las profecías que apuntaban a su primeva venida como “varón de dolores y experimentado en quebranto”, como Cordero de Dios que debía morir para quitar los pecados del mundo. Por tal razón terminaron rechazando a Aquel que era el Príncipe de Israel y de todos los cielos.

Hoy, en las postrimerías del mundo, se da un cuadro exactamente inverso. El mundo cristiano está volcado al pasado, al primer siglo, sin tener en cuenta las señales que indican que el fin del mundo se aproxima. El cronograma profético que Dios señaló a través de las fiestas prefigurativas judías, se ha quedado pegado a su comienzo. Todos veneran la Pascua y el Pentecostés, pero ni comentan el día de las trompetas, no entienden el verdadero significado del día de la expiación, ni tampoco perciben con claridad las implicaciones de la fiesta de las cabañas o tabernáculos, con los que se cerraba antiguamente el calendario litúrgico hebreo.

Del libro de Adolfo Lista, El Retorno de Jesús y el Ritual Judío (Bs.As., 1999), 129-130, extraigo las fiestas de la Iglesia Católica que forman parte del calendario festivo de muchos países, y que la Iglesia Católica está abogando ahora para volver a imponer, a nivel mundial, y en especial en Europa.

Navidad (25 de diciembre): Supuesto aniversario del nacimiento de Jesús.

Circuncisión (1 de enero): Supuesto aniversario de la circuncisión de Jesús.

Epifanía (6 de enero): Supuesto aniversario del presente de los reyes magos.

Pascua. En algunos países Semana Santa. Arbitraria fijación de fechas para recordar la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

Pentecostés cincuenta días después de la Pascua.

Ascención: 10 días antes de pentecostés.

Corpus Cristi: 60 días después del domingo de pascua de resurrección.

Transfiguración: 6 de agosto.

Trinidad: Primer domingo después de pentecostés.

Inmaculada concepción: 8 de diciembre.

Todos los santos: 1 de noviembre.

Difuntos: 2 de noviembre.

Concluye Lista con las siguientes palabras: “Nada relacionado con la segunda venida de Cristo, nada que hable de la actividad expiatoria realizada por Jesús en los cielos, ninguna referencia a su tarea de juicio y mediadora en favor de los escogidos. ¡Nada!...”

Dios nos dio a nosotros, su pueblo, la tarea de resaltar la proyección profética de las fiestas finales, en especial la del Día de la Expiación. Nos levantó el Señor como pueblo precisamente en el fin del mundo, para poner en su verdadera perspectiva el orden cronológico divino de los eventos que habían sido invertidos durante la Edad Media, echando por tierra la verdad del santuario celestial y todo su ministerio (Dan 8:12). ¿Habría de extrañarnos que nuestro movimiento naciese de su comprensión de Lev 16 y Dan 8:14, ambos referidos al Día de la Expiación en el pueblo de Israel y en el fin del mundo respectivamente? Dios quiso que ese día estuviese incrustado dentro de la historia y de nuestra fe de tal manera que no se lo pudiese quitar sopena de perder su razón misma de ser.

En efecto, nuestro énfasis [que es lo mismo que decir “verdad presente”], no está en la Pascua, sino en el Día de la Expiación, en las fiestas finales que por prácticamente un milenio y medio quedó sepultado por un ministerio impostor que puso la atención del pueblo de Dios sobre la tierra y no sobre las cosas de arriba (cf. Col 3:1-4). Pero, siendo que llevamos ya un siglo y medio de existencia, ¿por qué el cristianismo de hoy se ha estado demorando tanto en entender el verdadero significado de ese día? Eso fue lo que busqué conocer cuando decidí vender todas mis cosas en Argentina, para ir a Francia y procurar doctorarme escogiendo el Día de la Expiación como tema fundamental de mi tesis doctoral

I. Creencias actuales en el mundo sobre el Día de la Expiación.

No tenemos ni tiempo ni espacio suficiente aquí como para considerar todas las teorías que se levantaron a lo largo de los siglos, y en especial en nuestra época, sobre el Día de la Expiación (véase para ello mi libro, The Day of Atonement and the Heavenly Sanctuary. From the Pentateuch to Revelation (720 pgs). Contentémonos con destacar aquí dos corrientes importantes que pueden ayudarnos a entender por qué hay tanta confusión en el mundo cristiano hoy sobre el verdadero significado del ritual antiguo o evangelio en sombras que Dios dio a su pueblo Israel.

1. Confusión en el mundo cristiano sobre su significado. Notablemente, justo cuando correspondía en la hora profética que un pueblo se levantase para dar el mensaje del juicio final al mundo cuyo propósito real está delineado en el ritual del Día de la Expiación, el diablo se adelantó buscando y logrando desvirtuar todo estudio serio sobre el significado del ritual de sacrificios.

En efecto, desde hace ya más de un siglo terminó predominando la idea en el mundo cristiano, de que el Día de la Expiación tuvo su origen en el cautiverio Babilónico. Siendo que ningún capítulo del ritual judío usa tanto la palabra “expiación” como ese (16 veces), terminaron creyendo los teólogos que los que compusieron ese día tienen que haber vivido bajo una época traumatizante y desastroza que requería, más que ninguna otra, ritos expiatorios excepcionales.

¿Cuál fue la época que más traumó a los judíos? La del cautiverio babilónico, por lo tanto, concluyeron, no podría haber surgido semejante rito en otra época. Esto los llevó también a creer que ese ritual está lleno de contradicciones. Diferentes manos, en diferentes épocas y en forma sucesiva, habrían intervenido en su redacción final, razón por la cual se consideró imposible buscar entender como unidad toda la ley ritual de Exodo, Levítico y Números.

2. Judíos modernos. En la década del 80 más específicamente, ciertos teólogos judíos modernos comenzaron a estudiar las leyes rituales de Israel tomándolas como unidad, para tratar de comprender su teología, una tarea que los teólogos cristianos de todo el siglo que acaba de pasar habían considerado inútil por creer que estaban llenas de contradicciones. Las discusiones que tuvieron por varios años entre los teólogos judíos fueron altamente polémicas. Pero el saldo fue y sigue siendo positivo.

En medio de esas confrontaciones judías, algunos terminaron concluyendo de una manera semejante a lo que nuestros pioneros creyeron, sin saber que existe una iglesia que sostiene esa comprensión. Lo más positivo en sus trabajos tuvo que ver con la verdad, desde entonces imposible de negar, de que la sangre del sacrificio expiatorio no solo limpia, sino también contamina. Por creer en eso, nosotros habíamos sido objeto de burla por parte de las demás iglesias cristianas. Hasta habíamos comenzado a ser atacados con esa negación por quienes como Heppenstal y Desmond Ford, comenzaron a insistir que el pecado contamina y la sangre purifica, algo cierto, pero claramente unilateral.

Las cosas han estado cambiando ultimamente. “El significado espiritual del culto sacerdotal”, concluyó un catedrático judío hace apenas poco más de diez años, “según lo que reflejan las leyes del Pentateuco, ha sido clarificado en una extensión considerable en años recientes. Específicamente, el proceso de expiación y purificación, junto con los conceptos subyacentes, han sido iluminados...”, N. Zohar (catedrático del Instituto Shalom Hartman en Jerusalén), en JBL 107/4 (1988), 612.

II. Necesidad de crecer.
Nuestros pioneros no entendieron todo lo relacionado con el significado del ritual judío. Nos dieron, sin embargo, el germen de las verdades que debían desarrollar luego los que aceptasen la fe del retorno de Jesús. Su fundamento, a diferencia del fundamento de arena sobre el que están basadas las demás iglesias cristianas, fue firme y puede continuar edificándose sobre el mismo, por estar basado plenamente en la Palabra de Dios.

“El significado del sistema de culto judaico”, reconoció en sus días el Espíritu de Profecía, “todavía no se entiende plenamente. Verdades vastas y profundas son bosquejadas por sus ritos y símbolos. El evangelio es la llave que abre sus misterios. Por medio de un conocimiento del plan de redención, sus verdades son abiertas al entendimiento. Es nuestro privilegio entender estos maravillosos temas en un grado mucho mayor de lo que los entendemos” (Palabras de Vida del Gran Maestro, 103). “La correcta comprensión del ministerio del santuario celestial es el fundamento de nuestra fe” (Evangelismo, 165).

¿Qué “verdades vastas y profundas” requerían investigarse aún? Lamentablemente, Dios tuvo que permitir que surgieran crisis teológicas con respecto a este tema fundamental de nuestra fe, para que el letargo y monotonía de los que por décadas no hicieron nada para progresar, se sacudiese y muchos debiesen poner su cabeza en estos preciosos temas. Ese sería, justamente, el propósito por el cual Dios permitiría las crisis, según lo anticipó mediante el Espíritu de Profecía. Por falta de espacio, ofreceremos una síntesis de la comprensión más abarcante que hoy poseemos con respecto a este tema, lo que responderá al mismo tiempo a las inquietudes que se estuvieron teniendo en años recientes en la comprensión del tema.

1. La purificación inaugural y la purificación final.

Las únicas veces en donde se dice expresamente que el propósito del ritual de purificación mediante la sangre del sacrificio es el altar exterior (Lev 8:15), o el santuario en general, es respectivamente en la inauguración del templo y en el cierre de los servicios al final del año (Día de la Expiación: Lev 16:16).

En cuanto a la inauguración, es comprensible que Dios hubiese requerido una purificación del altar porque se trataba de una consagración inicial, y el altar exterior servía de puerta o entrada a todo el servicio del templo y del año (Ex 29:4,10-11; Lev 1:5, etc). El propósito era dejar todo preparado para la aceptación divina de ese santuario. ¿Aceptaría Dios vivir allí, teniendo como vecinos a gente inmunda por naturaleza como lo era el pueblo de Israel? Por esa razón, tanto el templo como el sacerdocio y el pueblo en general, debieron prepararse en la espera de la bondad y misericordia divina que aceptaría morar entre ellos, según sus promesas.

2. La expiación o purificación diaria.

Nunca dice la Biblia hebrea que el santuario o cualquiera de sus muebles era purificado por el ritual de sangre durante los servicios del año. El propósito de la expiación era siempre el pecador. Como resultado de la expiación que abarcaba mucho más que la muerte del animal (incluía el rito entero de sangre en el lugar santo), se obtenía siempre el perdón del pecador o la purificación del impuro. Así, gracias a la expiación efectuada por el sacerdote mediante el sacrificio substitutivo, el pecador era perdonado (Lev 4:20,35; 5:10,16,18; 6:7), y el impuro era purificado (Lev 12:8; 14:7-9,18-20; 15:13-15,28-30).

3. La contaminación legal del santuario.

Si el propósito del ritual de sangre en los servicios diarios que se efectuaban durante todo el año no era la purificación del santuario, ¿por qué se efectuaban tales ritos sobre el altar del incienso (Lev 4:18) o, en caso contrario, debía el sacerdote oficiante comer el sacrificio por el pecado (Lev 6:26,30)?

Porque el pecado debía transferirse de esa manera al santuario, mediante el ritual de sangre sobre el altar del incienso, y mediante la comida ritual del sacerdocio que cargaba con el pecado del pueblo hasta el Día de la Expiación (Lev 10:17; Núm 18:1).

Recordemos que el sacerdocio era parte del complejo del santuario. El altar exterior era purificado al mismo tiempo que el sacerdocio en los actos inaugurales (Ex 29:35-37,44-46; Lev 8:14-15). Así también, la carga o asunción del pecado por los sacerdotes al comer la víctima del pueblo, y la asunción del pecado del santuario mismo cuando la sangre se depositaba sobre el altar del incienso, se daban durante todo el año con los rituales diarios. De esta manera, el mismo ritual que purificaba al pecador quitándole su pecado, servía para transferir ese pecado quitado al santuario mediante el ritual de sangre sobre el lugar santo del templo terrenal.

Siendo que la palabra hebrea que normalmente se traduce “sacrificio por el pecado” (Reina Valera equivocadamente rinde “expiación”), es hatta’t, y significa simplemente “pecado”, es evidente que el animal sacrificado pasaba a ser considerado como “el pecado” del pecador. Lev 10:17 dice literalmente, en efecto: “¿Por qué no comisteis el pecado?” Lev 4:3: “presentará por su pecado que cometió, un becerro sin mancha al Eterno, como pecado”. Lev 5:6: “traerá su culpa al Eterno..., una hembra del rebaño..., como pecado”. Ex 29:36: “Y harás pecado al becerro [que ofrezcas] cada día por las expiaciones”. Ex 29:14b: “Es un [sacrificio por el] pecado”, etc.

Esto está corroborado por un buen número de autores judíos contemporáneos como N. H. Snaith, “The Sin-Offering and the Guilt”, en VT 15 (1965), 74, quien argumenta que traer un animal al templo para sacrificarlo por el pecado significata simplemente traer el pecado. Zohar, ya citado, declara: “El pecador busca un animal y le transfiere su contaminación de pecado. El animal es entonces degollado, y la atención se concentra en... su sangre, a la que se liga ahora la contaminación de pecado... La fase final de este proceso también se ha hecho más comprensible. Al traer delante de Dios la contaminación de pecado, objetivada y revestida en la sangre del hatta’t (sacrificio por el “pecado”), el pecador exhibe su dolor por el pecado y su separación del mismo, y busca de esta manera perdón. Lo que la presencia de Dios en el santuario no puede tolerar es a gente que se aferre a sus pecados, rechazando disociarse de ellos...

“Se transfiere la contaminación del pecador al animal..., y de allí a la sangre, y finalmente al santuario... ¿Que es lo que pasa entonces con la impureza una vez que se la ha traído al altar de Dios?... El resto de la contaminación, habiendo sido repudiado..., es acumulado en el altar..., y finalmente transferido a Azazel en ocasión de la purificación anual general del santuario en el Día de la Expiación” (catedrático judío, ya citado más arriba).

Todo este antecedente está implicado en la declaración de Pablo acerca del sacrificio del Hijo de Dios: “Al que no tenía pecado, Dios lo hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él” (2 Cor 5:21).

4. La purificación final del santuario.

Al concluir el año, debía darse un ritual de purificación del sacerdocio por todos los pecados que asumió del pueblo durante todo el año. Mediante ese ritual con la sangre del becerro del pecado, esos pecados asumidos durante el año se los quitaba del sacerdocio, y se los depositaba en el lugar santísimo (Lev 16:11-14). Luego se purificaba, esta vez el santuario mismo, de todos los pecados que había asumido durante el año tanto su sacerdocio como el santuario en sí, al recibir la sangre que se depositaba sobre él.

El texto literalmente dice: “Y expiará el santuario [lugar santísimo] de todas las impurezas de los hijos de Israel y de todas sus rebeliones, por todo el pecado de ellos. Y hará lo mismo por la tienda de reunión [lugar santo], que está entre ellos en medio de sus impurezas” (Lev 16:16). Recordemos que para referirse a los sacrificios por el pecado, la lengua hebrea se refería simplemente a la palabra “pecado”, lo que aquí implicaría que el santuario debía ser purificado de todos los sacrificios por el pecado que se habían ofrecido en el santuario durante el año. Esta transferencia de pecado es la que se expresa literalmente también en Heb 13:11: “El sumo sacerdote lleva la sangre de los animales dentro del santuario como pecado...” o “cuya sangre referente al pecado es introducida en el santuario”.

5. La contaminación ilegal del santuario.

Si el santuario era contaminado legalmente por la sangre de los sacrificios que cargaban con el pecado, ¿cómo es posible que la ley ritual declare que el santuario era contaminado cuando no se ofrecían los sacrificios por el pecado? (Lev 15:31; 20:4-5; Núm 19:13,20). La respuesta es sencilla. Había una contaminación ilegal para cuya solución no se requería una purificación mediante la sangre del sacrificio, sino simple y llanamente la pena de muerte del pecador. En todos esos casos, la “expiación” o “purificación” por la exclusión y ejecución de los rebeldes quedaba implicada (Núm 35:34-35). Y la pena de muerte misma del culpable era considerada un sacrificio (Isa 34:6; Jer 46:10; Ezek 39:17-20; Sof 1:8). Mediante la ejecución del culpable Dios declaraba: “así quitarás [‘quemarás’, ‘destruirás’] el mal de en medio de ti” (Deut 17:7,12; 19:13,19; 22:21-22; 24:7; Juec 20:13).

6. Dios asume el pecado de su pueblo.

Un estudio sobre la expresión bíblica nasa’ ‘awon, “llevar la iniquidad”, nos muestra que cuando Dios perdonaba a su pueblo durante el año, lo que hacía era realmente asumir su maldad en su templo a través del ritual de sangre del sacrificio (véase Núm 18:1: “el pecado del santuario”). Así, en Ex 34:7 se nos dice, literalmente, que Dios “lleva”, es decir, “asume la iniquidad, la rebelión y el pecado” cuando perdona a su pueblo. David nos cuenta en varios salmos cómo hizo para obtener el perdón. “Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Dije: confesaré mis transgresiones al Eterno, y tú llevaste (nasa’) la maldad de mi pecado” (Sal 32:5). “Tu llevaste [asumiste] la iniquidad de tu pueblo, cubriste todos sus pecados. Reprimiste toda tu ira y te apartaste del ardor de tu enojo” (Sal 85:2-3[3-4]. Y en palabras conmovedoras Miqueas captó que entre los paganos, ningún dios hacía eso. Dijo literalmente, “¿qué Dios como tú, que lleva [o asume] la iniquidad, y pasa por alto el pecado del remanente de su heredad? No retiene para siempre su enojo, porque se deleita en mostrar misericordia” (7:18).

De esa carga de pecado que Dios llevaba o asumía por amor a su pueblo en su santuario, era liberado en el Día de la Expiación. Los demás pecados inconfesos y de rebelión abierta, “a mano alzada”, Dios no los asumía y terminaban en la exterminación del culpable (Jos 24:19-20). Bajo este contexto podemos entender mejor la dimensión tan grande de las exclamaciones de Pablo que da en tono de pregunta. “Si Dios está por nosotros, ¿quién contra nosotros?... ¿Quién acusará a los elegidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién condenará?” (Rom 8:31-34).

7. La vindicación del carácter de Dios.

Con mucha paciencia Dios continúa llevando o asumiendo nuestro pecado. Al confesarle nuestras faltas él nos las quita y las asume en su santuario hasta el día final. La contaminación del santuario daña en cierta manera la reputación del nombre de Dios ante el universo (Lev 20:4-5). Ya que todo lo que se hace a su santuario, se lo hace al Dios que habita allí (véase Mat 23:21-22).

David entendió esto al suplicar el perdón divino mientras confesaba: “contra ti, contra ti solo he pecado, e hice lo malo ante tus ojos; para que seas reconocido justo en tu palabras, y venzas cuando fueres juzgado” (Sal 5:4; véase Rom 3:4). Sabía que su confesión debía ser sincera, de lo contrario Dios no podría asumir su pecado sin traicionar su propio trono delante del universo en el día del juicio final (véase Jer 14:20-21).

Pero el día debía llegar en que Dios fuese vindicado delante de todos, y ese día en el microcosmos de Israel se daba cuando su templo era purificado en el Día de la Expiación. Dios se revelaba entonces más que en ninguna otra ocasión como justo y misericordioso, ya que al mismo tiempo los pecados perdonados de su pueblo eran erradicados para siempre de en medio de ellos. “Porque en ese día seréis limpios de todos vuestros pecados” (Lev 16:30). Así también será en el fin del mundo, al concluirse el juicio investigador. Se dice que ninguno que no permanezca en el libro de la vida será considerado entonces puro, ni podrá, por consiguiente, entrar en la ciudad de Dios (Apoc 21:27).

8. ¿De qué pecados debía ser purificado o vindicado el templo de Dios en Dan 8:14?

Este punto lo trajo Desmond Ford a colación, y ex-teólogo adventista que rechazó el mensaje del santuario de nuestra iglesia. Según él, no se trata en Dan 8 del pecado perdonado del pueblo de Dios, sino del pecado del “cuerno” o príncipe rebelde terrenal (el papado).

Recordemos, sin embargo, que el Príncipe del Ejército celestial posee un “continuo” ministerio celestial que se extiende hasta el fin de los 2300 días-años, luego de lo cual el santuario debía ser purificado. “¿Hasta cuándo [será]... el continuo [que el sumo sacerdote celestial lleva a cabo en el lugar santo del templo celestial]?” Hasta que el santuario fuese purificado al concluirse los 2300 años (Dan 8:13-14).

Por supuesto, los pecados de rebelión que no fueron confesados recibirán también su castigo (cf. Lev 23:29-30). El príncipe enemigo que tira por tierra la verdad y menosprecia el santuario celestial y pisotea al pueblo de Dios también morirá (Dan 8:25; cf. 7:26; véase también Jer 50:28; 51:11). Pero eso no quita que aún cuando el santuario terrenal estuviese arruinado durante el cautivero babilónico, Dios no pudiese atender las necesidades de su pueblo que clamase a él en su templo celestial. Proyectándose aún más allá de la Babilonia literal, Jeremías ve que al pasar juicio sobre su pueblo remanente que va a ser liberado para siempre de ese reino del mal, no se encuentran pecados como tampoco, en los 144.000, es “hallada mentira en sus bocas” (Apoc 14:5). “En aquellos días, en ese tiempo, declara el Señor, se buscará la culpa de Israel, pero no se la encontrará, y los pecados de Judá, pero ninguno será encontrado, porque perdonaré el remanente que salve” (Jer 50:20).

9. ¿Dónde irán a parar finalmente los pecados del pueblo de Dios?

Sobre Azazel, el ángel caído, y su lugar desolado (Lev 16:10; 22-23). Tanto en la Biblia como en la literatura pagana de la época, hay constancia del uso de la raíz azaz y mot, dios de la muerte, aplicado a personas y lugares. Siendo que el significa “dios”, es obvio que la raíz azaz, “fiero, furioso, cruel”, se aplica a un dios (entiéndase demonio o príncipe de los demonios) que procura el mal del pueblo de Dios. De allí la traducción “dios fiero” o “cruel”, que autores judíos han traído con una documentación impresionante para probar que se trata del príncipe de los demonios. Aún en Lev 17:7 se traduce la palabra “machos cabríos” por “demonios”, porque se los adoraba en los “lugares altos” descarriando al pueblo de Dios (espiritismo). Esta es la imagen que deja el macho cabrío que carga con los pecados de Israel y deambula errante por el desierto (véase Job 1:7).

Una vez que Dios probaba haber sido justo asumiendo la falta de su pueblo durante el año, y declaraba limpio a su pueblo de todos los pecados del año, el único culpable era Satanás. Así también, cuando concluya el juicio final, toda la carga de acusación que el diablo llevó contra su pueblo como “acusador de los hermanos”, se la pondrán entonces sobre él para que pague por todo lo que hizo contra Dios y su pueblo. Esto ocurrirá durante el milenio, con este mundo hecho una desolación. Las antiguas ciudades de Babilonia, cuando cayesen y fuesen arruinadas, serían habitadas entre otros, por “machos cabríos”, esto es “demonios” (Isa 13:19-22; Apoc 18:1-2).

Conclusión.
El tema es inmenso. El evangelio que Dios dio a nuestra Iglesia es único y abarcante. Ninguna otra iglesia lo tiene. Cuanto más uno penetra en los mínimos detalles del ritual antiguo, de sus historias y leyes, queda impresionado por la inmensidad del mensaje divino, cómo toca la vida humana y resuelve su problema. Traté aquí de hacer una síntesis rápida conciente de apenas tocar con la punta de mis dedos un tema tan grandioso. Los que han leído mis libros saben de lo que hablo. Así como en el microcosmos de la naturaleza, percibido únicamente mediante el microscopio, y como en el macrocosmos del universo, percibido mayormente mediante los tremendos telescopios que se han construído, vemos un orden admirable en la Biblia, una sincronización de verdades y una inmensidad de revelaciones tan grande que el alma queda anonadada y es llevada a reconocer la grandeza de Dios y de su salvación.

Siendo que no podrá tocarse demasiado el sábado entre los hermanos este tema, los que quieran podrían agruparse en algún momento disponible en la tarde para estudiar algo más que pueda servir como inicio a un tema tal. Digo esto, pensando en lo que me escribió ahora un líder laico de Chile, diciéndome que los hermanos en su iglesia no están entendiendo realmente las lecciones de este trimestre. Requerirá mayor esfuerzo y paciencia de los líderes para ayudarles a entender que nuestro mensaje es más abarcante, y que Dios depositó únicamente en las manos su pueblo que espera su regreso en gloria.