¿Qué es la hora, día, mes y el año de Apocalipsis 9: 15?

 

Este pasaje se encuentra en Apocalipsis 9: 15. La versión Reina-Va/era lo traduce así: "Para la hora, día, mes y año". La versión popular Dios Hab/a Hoy dice: "Para esa hora, día, mes y año". La Biblia de Jerusalén, que es la que estamos en este erstudio, rinde así este versículo: "Para la hora, el día, el mes y el año". Como se puede verificar, todas estas traducciones dan la idea de un tiempo definido. Pero si consultamos la versión Reina-Va/era antigua, es decir, anterior a la revisión de 1960, veremos que este pasaje ha sido traducido así: "Para la hora, y el día, y el mes, y el año", con lo que se da claramente la idea de una suma: una hora, más un día, más un mes, más un año. Algunas versiones antiguas en otros idiomas dan también esta misma idea. Sobre esta base ciertos intérpretes llegaron a la conclusión de que tratándose de tiempo profético tenían que ser 391 días, o sea años. Pero si así fuera, todavía tendríamos un problema sin resolver: ¿Qué significa "la hora"? Esos intérpretes nos dicen que son quince días, es decir, la vigésimo cuarta parte de un día profético, o sea un año, con lo que tendríamos 391 años y 15 días. Pero confesamos que esta interpretación no nos satisface.

Veamos en primer lugar que quiere decir realmente esa "hora". Existe otra atractiva interpretación al respecto. En Apocalipsis 14: 6, 7 un ángel emplea la palabra "hora" en la declaración "la hora de su juicio", refiriéndose al juicio final. En Apocalipsis 20 se nos dice que el juicio final va a durar por lo menos mil años. Por lo tanto, puesto que los 391 años están relacionados con una de las trompetas, que implican juicios, algunos intérpretes sugieren que la "hora" de este pasaje representa otra "hora de juicio", en este caso de 391 años.

Ya hemos visto que las traducciones antiguas de este pasaje dan la impresión de una suma, que nos llevaría a 391 días-años, y que las traducciones modernas parecen referirse a un momento definido en lugar de un período extenso. La mayor parte de las traducciones modernas da esta impresión.

Pero, ¿qué dice realmente el texto griego original? La traducción literal es "la hora, y día, y mes y año; como puede verse, sólo la palabra "hora" .está precedida del artículo definido "la". De manera que el texto griego original no da la idea de "esta hora, este día, este mes".

Por eso, los intérpretes que creen que se trata de una "hora" de juicio que se extiende por espacio de 391 años nos llaman la atención al hecho de que 1) el uso del artículo "la" en griego separa esa "hora" de todos los otros términos. En consecuencia, nos dicen, la "hora" ciertamente puede significar "una hora de juicio", aunque el día, el mes y el año conserven su significado corriente. Estos intérpretes nos recuerdan también que 2) en los tiempos del Nuevo Testamento era común usar en griego la conjunción "y" en forma explicativa. Véase, por ejemplo, 1 Corintios 15: 38: "Y Dios le da un cuerpo a su voluntad! a cada semilla un cuerpo peculiar". En el texto griego original, en vez del signo " : ", que aquí equivale a "es decir", una frase explicativa, encontramos precisamente la conjunción "y".

A la luz de todas estas consideraciones podemos traducir ventajosamente la declaración que nos ocupa de la siguiente manera: "Para la hora, es decir, un día, un mes y un año". De manera que si interpretamos la palabra "hora" como una hora de juicio, obtendríamos lo siguiente: "Para la hora de su juicio; es decir, para un periodo de juicio que se extiende por un día y un mes y un año, que simbolizan 391 años".