Un vistazo a las profecías apocalípticas

Pr. Angel Manuel Rodríguez
Doctor en Teología

 

Los profetas testifican repetidamente que recibieron mensajes de DIOS. Juan describe explícitamente su libro como "la revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto" (Apoc. 1: 1). Tales profecías no se originaron en alguna comunidad religiosa que, oprimida por sus enemigos, trató de escaparse a un mundo de paz y tranquilidad idealizado, aunque irreal, donde sus enemigos ya no estarían. Más bien, su origen divino las invistió de autoridad, desafiándonos a estudiarlas y aplicarlas a nuestra vida personal.

Principios de interpretación
Para estudiar las profecías apocalípticas de [12] manera apropiada debemos usar cuidadosamente principios de interpretación correctos. ¿Cómo se hace eso? Debemos comenzar con la Biblia misma y todo lo que ésta tenga que decir acerca de cómo interpretar la profecía apocalíptica. Afortunadamente, el texto bíblico provee valiosos principios que guían nuestra interpretación, reduciendo así el peligro de la especulación humana. Algunos de los principios más importantes de interpretación de la profecía apocalíptica son los siguientes:

1. Comunión con Dios.

Aunque esto puede sonar más como una preparación espiritual personal que como un principio de interpretación, es un elemento indispensable para una comprensión apropiada de la profecía apocalíptica. Cuando Nabucodonosor olvidó su sueño, Daniel y sus compañeros oraron a Dios, quien reveló a Daniel el sueño y su interpretación (Dan. 2:18, 19). Confundido por la profecía de las 2300 tardes y mañanas, Daniel estudió las Escrituras y oró pidiendo iluminación. Un ángel vino y le dijo: "Al principio de tus ruegos fue dada la orden, y yo he venido para enseñártela" (Dan. 9:23).

La comunión con Dios a través de la oración y el estudio de la Escritura es indispensable, porque sólo Aquel que nos dio la profecía puede darnos la interpretación correcta. Debemos esforzarnos para entender las cosas espirituales, "acomodando lo espiritual a lo espiritual" (1 Cor. 2:13); pero esto requiere que entremos en contacto profundo con la fuente de la sabiduría divina. Pablo añade: "Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente" (vers. 14). En el libro apocalíptico de Daniel encontramos al profeta estudiando y pidiéndole a Dios que le diera la interpretación correcta de las profecías. Él es un excelente ejemplo para quienes nos toca vivir en el tiempo del fin.

2. Perspectiva histórica.

Al interpretar las profecías apocalípticas es necesario entender el punto de vista o perspectiva de la profecía misma. ¿Qué es lo que la profecía quiere lograr? ¿Le escribe el profeta sólo a sus contemporáneos o se refiere la profecía a [13] generaciones futuras? ¿Cómo podemos saberlo o descubrirlo? Al responder esta pregunta debemos recordar que la Biblia actúa como su propio intérprete. Debemos permitirle al texto bíblico dar su propia respuesta.

Generalmente Daniel quedaba confundido después de recibir una visión o mientras la tenía y era incapaz de entenderla (ej.: Dan. 8:5, 27). En lugar de especular sobre su posible significado, pidió ayuda al ángel intérprete quien proveyó para él y para nosotros la manera correcta de leer tales profecías (Dan. 7:16). El ángel le reveló que ellas contenían el plan de Dios para la raza humana desde el tiempo del profeta hasta el tiempo del fin (cf. Dan. 2 y 7).

En Daniel 2, al comienzo de la interpretación, el profeta le dijo al rey: "Tú eres aquella cabeza de oro" ( Dan. 2:38); y al final añadió: "Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo" (vers. 44). Encontramos ese mismo patrón en Daniel 7: "Estas cuatro grandes bestias son cuatro reyes que se levantarán en la tierra. Después recibirán el reino los santos del Altísimo, y poseerán el reino hasta el siglo, eternamente y para siempre" (Dan. 7:17, 18). En otras palabras, las profecías apocalípticas cubren todo el período de la historia desde el tiempo del profeta hasta el momento cuando Dios establece finalmente su reino sobre la tierra. Esto es lo que llamamos método historicista de interpretación. Las profecías de Daniel y Juan no fueron sólo acerca de lo que estaba ocurriendo en su tiempo, sino sobre lo que ocurriría en el Fin. Ellas describen el plan de Dios desde la época del profeta hasta la consumación de la salvación al final de la gran controversia. 'Esta perspectiva histórica particular es indispensable para interpretar correctamente las profecías apocalípticas.

3. Círculos de visiones.

Las visiones apocalípticas son unidades independientes con su propio mensaje particular. Sería incorrecto leer Daniel 8 sólo como la continuación de Daniel 7. El texto mismo nos informa que Daniel 7 abre y cierra una visión, y que Daniel 8 es, por lo tanto, una visión nueva cuya interpretación se [14] extiende al capítulo 9. De manera que tenemos dos círculos de visiones. El mismo principio aparece en Daniel 2 y Daniel 10-12.

En el libro de Apocalipsis encontramos varios círculos de visiones, algunos de ellos organizados en un patrón de sietes (siete iglesias, siete sellos, siete trompetas, siete plagas), o alrededor del tema del gran conflicto entre el bien y el mal (Apoc. 12-14). Debido a que ellos son unidades por ellos mismos, no debiéramos leerlos consecutivamente. Mezclar los círculos de visiones e interpretarlos como una larga cadena de eventos que llegan hasta el fin, distorsiona y trastorna el mensaje de cada unidad individual.

4. Uso de la recapitulación.

Estrechamente relacionado con el anterior, este principio se refiere a las conexiones entre los diferentes círculos de visiones. Aunque cada visión es una unidad independiente, están relacionadas unas con otras de varias maneras. Un estudio de los diferentes círculos de visiones generalmente ayuda al intérprete a entender el propósito particular de la nueva visión a través del uso del principio de recapitulación. Por este término queremos decir, en primer lugar, que las visiones cubren el mismo período histórico; es decir, se mueven desde el tiempo del profeta hasta el fin. Esto lo vimos anteriormente con respecto a Daniel 2 y 7. En ambos casos la visión nos lleva desde el tiempo de Daniel hasta el fin bajo el simbolismo de cuatro reinos seguidos por el reino de Dios. Tenemos en esos capítulos dos relatos paralelos del mismo período histórico. En segu ndo lugar, a través de la recapitulación el relato paralelo añade nueva información no contenida en el primer círculo de visiones de Daniel 2. Daniel 7 tiene un simbolismo mas rico, particularmente con respecto a la cuarta bestia y su cuerno pequeño. Cuando comparamos las diferentes visiones y estudiamos sus paralelismos obtenemos un cuadro más completo del plan de Dios para la raza humana y su pueblo.

En tercer lugar, con frecuencia los círculos de visiones proveen una perspectiva diferente del mismo período histórico. Por ejemplo, el mensaje a las siete iglesias revela el interés de Dios por [15] su pueblo a través de la historia de la iglesia (Apoc. 2, 3); pero las siete trompetas describen sus juicios históricos sobre la humanidad pecadora durante el mismo período histórico. Ambos abarcan desde el principio de la era cristiana hasta el tiempo del fin (Apoc. 8-11). Al estudiar las visiones buscamos no sólo los paralelismos sino también las diferentes perspectivas que cada una de ellas ofrece y cualquier desarrollo adicional de los temas ya presentados en visiones previas.

5. Símbolos.

Debemos interpretar los símbolos según el uso que se les da en la Biblia, evitando así especulaciones peligrosas y opiniones personales equivocadas. Las profecías apocalípticas frecuentemente proveen el significado de algunos de los símbolos utilizados, pero en otras ocasiones la visión no ofrece ninguna explicación. Por lo tanto, es importante, en primer lugar, poner especial atención al contexto del símbolo en una visión. En Apocalipsis 17:1 la gran ramera se halla "sentada sobre muchas aguas", pero el pasaje no nos informa qué simbolizan las "muchas aguas". Al poner atención especial al contexto nos damos cuenta que el versículo 15 nos da una clave importante: "Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas".

En segundo lugar, si el contexto no explica el símbolo, debemos estudiar su uso en otra parte de la Biblia. Generalmente le encontraremos más de un uso o significado a un símbolo. Debemos elegir el que parezca encajar mejor en el contexto de una profecía apocalíptica particular. Debiéramos ser capaces de justificar nuestra preferencia explicando cómo el contexto parece apoyarla. Descifrar símbolos es uno de los aspectos más riesgosos de las profecías apocalípticas, y el intérprete debe estar siempre abierto para hacer correcciones basadas en un mejor entendimiento del símbolo.

6. Cumplimiento histórico.

¿Cómo podemos identificar el cumplimiento histórico de una profecía apocalíptica? A Fin de responder esa pregunta debemos tener en mente que la profecía apocalíptica provee un bosquejo general de los planes de Dios para la raza [16] humana y no un mapa detallado de todos los eventos que han de ocurrir en la historia humana. La interpretación que el ángel le dio a Daniel ofrece una guía excelente al buscar el cumplimiento de aquellas secciones de las profecías en las cuales la Escritura no provee claramente un significado. La Biblia misma interpreta los cuatro imperios de Daniel 2 y 7, y ellos proveen el fundamento que nos ayudará a identificar el cuarto reino, su división subsecuente y la imagen del cuerno pequeño.

También debiéramos mantener en mente que la historia de la interpretación de las profecías apocalípticas revela que solamente su cumplimiento nos ha ayudado a entenderlas mejor. Hasta entonces los estudiantes de la Biblia se hallaban luchando con expectativas o interpretaciones contradictorias, pero después que una profecía se cumplía comenzaba a surgir una interpretación más unificada. Por lo tanto, debemos ser muy cuidadosos al interpretar las profecías cuyo cumplimiento todavía es futuro. Nosotros, como adventistas, hemos sido bendecidos con el ministerio profético de Elena de White, a través de quien Dios confirmó el cumplimiento histórico de muchas profecías apocalípticas. Pero incluso en este punto debemos enfocarnos en lo que es claro y no en lo que permanece incierto. A veces la gente la ha usado para apoyar interpretaciones extrañas y absurdas e incluso para fijar fechas aproximadas del regreso de Cristo. Esas son formas inapropiadas de usar sus escritos.

7. Principio día por año.

Las profecías apocalípticas con frecuencia incluyen referencias a períodos proféticos específicos. En tales casos el término "día" representa un año. El Antiguo Testamento usa el término "días" como una expresión equivalente a "año" más de 850 veces. Por ejemplo, 1 Samuel 27:7 declara: "Fue el número de los días que David habitó en la tierra de los Filisteos, un año y cuatro meses"; pero en hebreo dice "días y cuatro, meses". En 1 Samuel 29:3 encontramos que la frase "por días y años", que en hebreo es "estos días- o estos años", posiblemente significa "un año o dos". Este uso del término "días" por "años" "pudo haberse originado en la idea de la repetición de los días individuales de cada [17] año el siguiente año, así que los 'días (del año)' podrían representar al año mismo".1 Las leyes sabáticas emplean el nombre de un día, el sábado, para referirse a un año completo (Lev. 25:2), y en la ley del jubileo Dios les dijo a los israelitas: "...de modo que los siete años sabáticos ["semanas", RVR] sumen cuarenta y nueve años" (vers. 8; NVI). La misma idea aparece en las profecías de juicio en Números 14:34 y Ezequiel 4:6 (cf. Gén. 6:3).

La mente hebrea empleaba los términos "día" y "año" intercambiablemente. Por lo tanto, el Señor usó lo que era natural para los israelitas para expresar simbólicamente largos períodos proféticos. Más adelante mostraremos que los períodos proféticos mencionados en Daniel 8 y 9 contextualmente requieren que los interpretemos usando el principio día por año.2

8. Cristo como el centro.

Cristo debe estar en el mismo centro de cualquier interpretación de la profecía apocalíptica, porque todas ellas se enfocan en su persona, sacrificio y ministerio actual en el santuario celestial en nuestro favor. Toda interpretación debiera contestar la pregunta: ¿de qué manera testifica o señala a Jesús? Daniel muestra claramente que sus profecías se centran en la persona y obra del Mesías. En Daniel 7 el Mesías es el Hijo del Hombre, en Daniel 8 es el Sacerdote, y en Daniel 9 la víctima para el sacrificio. El resto del libro lo describe como el Príncipe del pacto que representa a su pueblo y pelea contra sus enemigos. El libro de Apocalipsis lo describe como el Sumo Sacerdote que obra en favor de su iglesia (Apoc. 1: 13), el Cordero (Apoc. 5:6), y el Mediador en los lugares santo y santísimo (Apoc. 8:3, 4; 11: 19). Él es también el Hijo que venció al dragón; el Salvador de su pueblo que ganó la victoria sobre la serpiente (Apoc. 12:4-6 10, 1 l); el Cordero inmolado desde la creación del mundo (Apoc. 13:8); y Aquel que está en pie sobre el monte de Sión y protege a su pueblo (Apoc. 14: 1). Cristo es el Rey de reyes que vence y castiga a todos sus enemigos del tiempo del fin (Apoc. 15-19), y el divino Guerrero (Apoc. 19:11-20:15). Juan lo vio morando con su pueblo en un mundo completamente restaurado a la perfecta armonía con Dios (Apoc. 22:3-5). Los libros de Daniel y [18] Apocalipsis se concentran en él como el Señor exaltado que intercede por nosotros en el cielo. En el momento en que él termine esa obra, el conflicto cósmico llegará a su fin. Es ese momento glorioso el que las profecías apocalípticas anticipan con gran anhelo y gozo. [19]