AZAZEL - 2da. Parte

Los problemas filológico s que trae un tal presumido parentesco de este término arábigo, con el término bíblico 'azazel, han buscado ser resueltos "no sin filológicas dificultades"17 en el S. XX, por un autor que retomó esta interpretación medieval.18 Uno de los problemas filológicos proviene del hecho de que la raíz árabe propuesta, carece de dos consonantes que aparecen en la palabra hebrea 'Azazel. Ellas son la 'alep (consonante no existente en castellano y que se transcribe con un signo pequeño "¡, y la lamed (correspondiente a la "/' en castellado). Se sugiere entonces que, la primera consonante no sería un elemento esencial de origen, y que la segunda puede ser ilustrada por agregados similares en otras palabras hebreas. Desgraciadamente no se encuentra ni en el árabe, ni en el hebreo bíblico, ningún testimonio de que esta última variante ocurra en las raíces del término que nos ocupa. Por consiguiente, los autores modernos objetan la solidez de un fundamento filológico semejante.19

A estos problemas filológicos se suman otros problemas. La indicación de la Mishná20 de la cual se parte para identificar bet haddtJdtJ, "el lugar escarpado," con la actual Beit HtJdedtJn, no es segura. Este nombre geográfico ha sido transmitido bajo varias formas, dejando la posibilidad de identificárselo con varias localidades diferentes.21 De hecho, la ley de Lv 16 tiene como contexto el peregrinaje del desierto. Por consiguiente, un nombre geográfico definido no era ni necesario, ni razonable en el contexto de un pueblo y de un tabernáculo en constante movimiento.22

La mayor parte de los exégetas considera también que el término "para el precipicio" en lugar de "para Azazel," no concuerda con el paralelismo de los dos machos cabríos opuestos en el texto bíblico (Lv 16:8). Si uno es un ser personal: Yahvé, el otro debe ser considerado también como un nombre personal: Azazel.23

Las razones por las cuales esta hipótesis que hace del término Azazel el nombre de un lugar geográfico, ha sido ya casi generalmente abandonada, pueden resumirse de la siguiente manera. 1) La identificación del término con un lugar definido puede ser determinada históricamente sólo a partir de una variación posterior del texto original de Lv 16, hecha por la tradición mishnaica.

2) El nombre geográfico que nace con esta tradición mishnaica, y que ha servido de base para hacer asociaciones de tipo filológico, es además, discutible, y 3) la etimología propuesta no parece ser natural si se tiene en cuenta el paralelismo ofrecido en el texto levítico entre los dos machos cabríos: uno es determinado para Dios, el otro para Azazel (Lv 16:8).

B. Azazel como nombre concreto del macho cabrío.

Esta segunda asociación nace con la interpretación que se ha hecho sobre la traducción que ofrecen algunas versiones griegas:24

a) El rendimiento de la LXX en Lv 16:8,1 Da: apopompaíos= "el enviado," o "el que es hecho para hechar fuera o para ser expulsado."

b) La versión de Aquila: apolélumenos= "el que es despedido o reenviado." c) La versión de Símaco: aperjómenos= "el que se va."

Estas versiones han dado lugar a creer que Azazel sería un término concreto referido al macho cabrío mismo, que es "alejado" al desierto, o "aleja" los pecados del pueblo.25 No obstante, el rendimiento de estas versiones griegas se ha prestado a más de una interpretación.26 No pueden, pues, tomarse estas versiones como elementos claros y definidos sobre la significación del término original.

Posteriormente, la traducción de la Vulgata introdujo un nuevo elemento en la discusión.27 Azazel provendría de dos raíces: 'ez, "cabra,"28 y 'azal, "conducir," "irse."29 La traducción clásica del término acuñada por Jerónimo, rinde de esta forma en latín: "caper emissarius." Su equivalente inglés, francés y castellano es, en el mismo orden, "scapegoat," "bouc émissaire," "chivo emisario."30