AZAZEL - 1era. Parte

Pocas palabras en la Biblia han sido tan controvertidas a través de los siglos, como la palabra Azazel. Las razones que han motivado tanta discusión son de distinta naturaleza. En la base de tales discusiones se encuentran problemas de orden histórico, dogmático y metodológico.

Así, por ejemplo, hay que preguntarse si los hechos del Nuevo Testamento pueden servir para remontar el pasado y explicar el sentido original de un ritual mucho más antiguo, o si las relaciones tipo lógicas hechas por los intérpretes cristianos a lo largo de los siglos, deben ser corregidas por un estudio más detenido de los tipos del Antiguo Testamento.1 Por otro lado, ¿qué valor pueden atribuirse a los documentos literarios judíos extrabíblicos y a los informes que provienen de la historia de las religiones comparadas? ¿Pueden ser considerados decisivos tales documentos para una interpretación bíblica?2

Antes que nada, será necesario entrar en la discusión etimológica de la palabra Azazel. Esta discusión tiene ya su larga historia. Por consiguiente, será de valor considerar las causas históricas que motivaron tantas proposiciones diferentes, y ver en qué medida ellas se ajustan al contenido bíblico. También será útil comparar al final, el ritual de Lv 16 con otros rituales del mundo antiguo que se han considerado semejantes. Esto permitirá destacar las particularidades esenciales del ritual israelita, así como su mensaje.

Un autor cristiano no puede desinteresarse tampoco de las proyecciones que los tipos del Antiguo Testamento proyectan sobre el Nuevo. Sin embargo, esta correlación será incluída en el último capítulo, en donde se tratará la aplicación tipológica final del Día de la Expiación en el Nuevo Testamento, especialmente en el Apocalipsis.

l. Discusión etimológica de la palabra Azazel.

Aunque el término Azazel ha sido discutido fuertemente durante toda la historia del judaísmo y del cristianismo, la mayor parte de los teólogos actuales considera que el término es el nombre de un ser sobrenatural opuesto a Dios.

Sin embargo, algunos autores cristianos de marcada tendencia dogmática, han tratado de rechazar esta interpretacion de diferentes maneras, Por ejemplo, como la mayoría de los Padres de la iglesia cristiana y de sus intérpretes a través de la historia, vieron en Azazel un símbolo de Cristo, algunos autores que reverencian esta tradición, reaccion en contra de la idea de que Azazel sería un simbolo de Satanás.

La tendencia bastante generalizada de varios autores católicos, ha sido de aferrarse a la traducción de la Vulgata Latina, y de considerar entonces el término azazel como indicando el nombre completo del macho cabrio, o como un termino abstracto indicando simplemente el papel del animal. Una ultima tentativa moderna, tal vez esteril, retoma una antigua interpretación rabínica que se consideraba el termino azazel como el nombre de un lugar.

Sera necesario, pues, estudiar con detalle ahora, los fundamentos de estos diferentes enfoques. De esta forma, podran apreciarse mejores cuales son los problemas reales que algunos autores tuvieron que recurrir a tantos argumentos, y el valor de los mismos. Este estudio permitira no solo llegar a una conclusión final aceptable sobre el problema, sino que tambien probara que la mayoria de las numerosas proposiciones en cuanto al significado de la palabra, carecen de fundamento, en otras palabras, el problema no estaria en una presumida ambigüedad del termino, sino en la interpretación tendenciosa de muchos de los autores que entraron en el debate.

A. Azazel como nombre de un lugar

La idea de que Azazel sería el nombre de un lugar determinado por algunas tradiciones judías, surge con una variación del ritual de Lv 16 hecha Por tradición rabinica. Esta 'tradición fue compilada en la Mishna (Yoma 6:6).7 Mientras que el relato bíblico establece que el macho cabrio debía ser en lado libre al desierto, lugar en donde finalmente iba a morir, no por mano humana, 1a historia mishnaica difiere en 3 aspectos principales. El macho cabrío' debia ser conducido a lo alto de una roca escarpada, empujado al precipicio con la intencion de desmembrarlo, y de esta forma destruirlo.

No es dificil adivinar la razón por la cual esta tradicion se apartó en este detalle del relato bíblico. Por este medio, los rabinos se aseguraban que ningún viajero ignorante lo adoptase, o que volviese de una u otra forma a Jerusalén,
llevando los pecados de Israel. Lamentablemente, con esta pequeña desviación del ritual Levítico, el judaísmo post-biblico introdujo un debáte en la interpretación de esta palabra, que ha continuado durante todo el periodo de la era cristiana hasta nuestros días.

En efecto, el Talmud Babilónico, al interpretar el ritual mishnaico, término Azazel el sentido de “lugar escarpado y difícil” (Yoma 67b): "Entre los Targums se encuentra también una variación al texto hebreo de Lv. 16:10, en el Pseudo-Jonatán, con 1a siguiente aclaración: "un lugar escarpado Y difícil" que está "en el desierto del peñón de Bet'-Harori." La Midrash' tiene la misma comprensión: "para el lugar escarpado que está sobre las montañas.

Otros pasajes rabínico interpretan también Azazel como: “a más duraderas montañas," o como "poderosa cresta de montaña. Asi, Azazel estaría compuesto por dos términos hebreos: 'az = "duro," y ‘el = "fuerte," .Lo Cual describiría 1a roca de donde el macho cabrio era empujado. Este es el punto de vista de Ráshi (1040:C 11-05), el más grande comentador talmudico de la edad media. Según estas interpretaciones judia antigua. Azazel designaría una roca abrupta y llena de piedra.
Otros autores judíos de la Edad Media racionalizaron la costumbre ritual mishnaica establecida para el segundo macho cabrio e intentaron precisar mejor este fundamento filológico.15 El propósito en mente fue el de refutar la creencia de entonces, según la cual los israelitas habrían ofrecido sacrificios a los demonios (cf.Lv 17:7). Para ello recurrieron al lenguaje arábigo, el que contiene el término 'azozu, con el significado de "tierra escarpada." De esta forma pensaban evitar relacionar el rito de Azazel, con toda idea presuntamente pagana y demoníaca.16