EL MUNDO VENIDERO ¿ES REAL O ETEREO?



¿Alguna vez ha planeado unas vacaciones a una isla exótica desconocida? Si tú tiene, lo más probable es que has tratado de averiguar lo más posible sobre el clima, el alojamiento, la comida, la gente, y las características únicas del lugar. Recopilando la información acerca de unas vacaciones de ensueño en una "isla paradisíaca" aumenta el anhelo y la anticipación del viaje.

Los cristianos deben ser igualmente ansiosos de aprender tanto como sea posible sobre el nuevo mundo que les espera al final de su peregrinación terrenal. Una visión más clara del mundo venidero puede alimentar la esperanza y fortalecer la fe de los llamados a vivir entre la incertidumbre y los problemas de la vida actual.

Históricamente, la mayoría de los cristianos se han imaginado un mundo venidero como un lugar que es hermoso, pero inmaterial, un lugar donde los gozos sólidos de esta vida deben ser canjeados por una existencia espiritual de la continua adoración y contemplación. Tal visión del mundo futuro se refleja en las líneas de himnos populares como la que dice: "En las mansiones de la gloria y delicia sin fin, te adoraré en el cielo tan brillante".

El pensamiento de pasar la eternidad en un centro espiritual en algún lugar fuera en el espacio, vestidos de blanco, tañendo arpas, cantando, meditando y contemplando, es atractivo para los cristianos medievales, que se imaginan el Paraíso como una clase de retiro monástico. Esta visión del Paraíso, sin embargo, apenas puede apelar a los cristianos del siglo XXI en el amor con las vistas y los sonidos de las grandes metrópolis. Esto puede explicar por qué la mayoría de los cristianos de hoy no parecen estar esperando ansiosamente la venida del Señor para establecer su reino eterno. No están tan seguros de que si quieren vivir como monjes por toda la eternidad en la bienaventuranza de un paraíso inmaterial que es demasiado casto, demasiado desinfectado, y demasiado irreal.

La visión etérea del Paraíso ha sido inspirada más por el dualismo filosófico griego que el realismo bíblico holística. Para los griegos, el cuerpo físico y los componentes materiales de este mundo eran malos y, por consiguiente, no dignos de supervivencia. Su objetivo era llegar a un reino espiritual, donde sus almas liberadas de la prisión (el cuerpo físico y del mundo material), pudiera disfrutar de la felicidad eterna.
El realismo bíblico. La Biblia rechaza la visión etérea del mundo venidero, ya que afirma la bondad de la creación física de Dios. "Era bueno", es la señal de proclamación divina de cada fase de la creación de la vida humana y animal (Gen 1:10, 18, 21, 25, 31). El propósito de la redención no es la liberación de las almas espirituales de la esclavitud de un cuerpo físico y de un mundo material, sino la restauración de toda la creación humana y animal a su perfección original. El "cielo nuevo y tierra nueva" (Is 65:17; Apoc 21:1) no son un mundo remoto y en algún lugar fuera intrascendente en el espacio, sino que son el cielo actual y la tierra renovada a su perfección original.

¿Cómo será la gente en el mundo venidero?

Antes de tomar una mirada más cercana a la visión bíblica sobre la vida en el mundo venidero, pensemos como será la gente en el nuevo mundo. ¿Recibirán los santos resucitados y trasladados un cuerpo físico como el actual o un cuerpo espiritual radicalmente diferente del que tenemos?

Somos afortunados de tener lugar la discusión de Pablo de esta misma cuestión que había sido planteada por los Corintios: Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán? 36Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes. 37Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano; 38pero Dios le da el cuerpo como él quiso, y a cada semilla su propio cuerpo. "(1 Cor 15:35-38).

Lo que Pablo está diciendo aquí es que, como Dios le da un cuerpo a cada clase de semilla que se siembra, Él le dará un cuerpo a cada persona que está enterrado. El hecho de que los cuerpos fallecidos son enterrados como la semilla en la tierra puede haber sugerido a Pablo la analogía de la semilla. Pablo desarrolla aún más la analogía de la semilla porque nos da la más clara descripción que encontramos en la Biblia de la continuidad / discontinuidad entre el actual y el futuro cuerpo: Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción. 43Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder. 44Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual.(1 Co 15:42-44).

En este pasaje, Pablo explica la diferencia entre nuestro cuerpo actual y el futuro cuerpo resucitado por medio de cuatro contrastes. Estos contrastes son igualmente aplicables a los cuerpos de santos vivos que serán  transformados sin conocer la muerte. Primero, nuestros cuerpos actuales son perecederos (phthora)-sujetos a la enfermedad y la muerte-, pero nuestros cuerpos resucitados serán imperecederos (aphtharsia)-ya no sujetos a la enfermedad y la muerte. Segundo, nuestros cuerpos actuales experimentan la deshonra de ser bajado a una tumba, pero nuestros cuerpos resucitados experimentarán la gloria de una transformación interior y exterior.

Tercero, nuestros cuerpos actuales son débiles, ya que se cansan y agotan fácilmente, pero nuestros cuerpos resucitados estarán llenos de poder, con energía sin límite para lograr todas sus metas. Cuarto, nuestros cuerpos actuales son físicos (soma psychikon), pero nuestros cuerpos resucitados serán espirituales (soma pneumatikon). Este último contraste ha llevado a muchos a creer que nuestros cuerpos resucitados/trasladados serán "espirituales" en el sentido de que consisten en una sustancia  no-físico, no material, cualquiera que sea.

Un cuerpo "espiritual" resucitado. ¿Creía Pablo y enseña la Biblia que en la resurrección y traslación los creyentes recibirán cuerpos no materiales y no físicos totalmente vació de sustancia física? De hecho, esta es la opinión de muchos cristianos de hoy. Definen "cuerpo espiritual-soma pneumatikon" en el sentido de no-cuerpo físico adecuado para el "nuevo ambiente celestial" 1.

Esta creencia popular se basa en el supuesto de que Dios condenará a esta tierra eterna desolación y creará, en cambio, un nuevo mundo "celestial" adecuado para la morada de santos espirituales. Esta hipótesis plantea serias dudas sobre la sabiduría de Dios en la primera creación de este planeta para sostener la vida humana y animal, sólo para descubrir más tarde que no es el lugar ideal para la morada eterna de los redimidos. Para remediar el problema, Dios sería entonces obligado a crear un "planeta celestial" no-material, y equipar a los santos resucitados con "cuerpos espirituales" adecuados para este entorno paradisíaco.

Este razonamiento es absurdo, por decir lo menos, para todo aquel que cree en la inmutabilidad y la omnisciencia de Dios. El cambio de modelos y estructuras es normal para los seres humanos finitos quienes aprenden de sus errores, pero sería anormal e incoherente de un Dios infinito que conoce el fin desde el principio. Si Dios descubrió que la materia había llegado a ser intrínsecamente mala que tuvo que ser desterrada, pues, en cierto sentido, el Diablo y los filósofos griegos habrían probado que tenían razón. Pero la materia no es mala, porque es parte de la creación buena de Dios. La Biblia afirma que este mundo material era "bueno en gran manera" (Gen 1:31) en la creación, y no hay ninguna razón para creer que será "muy malo" en la restauración final.
La prueba más convincente de la bondad de la creación actual es la enseñanza de la resurrección del cuerpo, una enseñanza que era absurda y ofensiva para los pensadores griegos que creían que el cuerpo físico, así como el mundo material son malos y, por tanto, a ser desechado en la muerte. Para ellos solamente el alma desencarnada sobrevive a la muerte del cuerpo.

Al parecer, algunos cristianos de Corinto fueron influenciados por esta opinión dualística griega prevaleciente de la naturaleza humana y destino. Esto es indicado por la pregunta de Pablo: " Pero si se predica de Cristo que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos?" (1 Cor 15:12). Pablo refuta este error al afirmar la resurrección del cuerpo. Esta enseñanza proporciona la prueba más convincente de la continuidad entre la vida actual y venidera.
El espíritu guiaba. Algunos desafíos la noción de continuidad, porque Pablo contrasta el cuerpo “físico actual -psychikos" con el futuro cuerpo “resucitado/transformado espiritual-pneumatikon". Para ellos este contraste indica que el cuerpo resucitado ya no será físico consistente en "carne y sangre". Esta interpretación no tiene en cuenta que para Pablo la palabra "espiritual" no significa "no físicos". Esto queda demostrado por su uso de las mismas dos palabras (físico-psychikos/espiritual-pneumatikos) en la misma epístola, con referencia a la vida actual: " Pero el hombre natural (psychikos)  no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. 15En cambio el espiritual (pneumatikos) juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. "(1 Cor 2:14-15).

Es evidente que el hombre espiritual en este pasaje no es una persona no-física. Más bien, es alguien que está guiado por el Espíritu Santo, en contraposición de alguien que se guía por los impulsos naturales. Del mismo modo, el cuerpo resucitado de 1 Corintios 15:44 es llamado "espiritual" porque no se rige por impulsos carnales, sino por el Espíritu Santo. No se trata de un dualismo antropológico entre una naturaleza "físico-psíquica" y un "PNEUMA-espiritual", sino una distinción moral entre una vida dirigida por el Espíritu Santo y otra controlada por los deseos pecaminosos.


Esta visión nos ayuda también a entender la declaración de Pablo unos versículos después: " Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción. " (1 Cor 15:50). Es evidente aquí Pablo no está diciendo que la resurrección corporal será no-física, porque, escribiendo a los Romanos, dice: " Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él."(Romanos 8:9).

Por la frase "no en la carne" Pablo obviamente no quiso decir que los cristianos habían descartado sus cuerpos físicos. Más bien, quería decir que ya en la vida actual eran guiados por valores espirituales y no mundanales (Rom 8:4-8). Si Pablo puede hablar de los cristianos que no están "en la carne," ya en la actual vida, su referencia a la ausencia de "carne y sangre" en el Reino de Dios, simplemente significa la ausencia de las inclinaciones pecaminosas carnales y naturales de la vida actual porque los redimidos serán guiados completamente por el Espíritu.

El Significado de la resurrección del Cuerpo. Entonces, ¿qué significa "la resurrección del cuerpo"? Los escritores bíblicos, sabían también como nosotros que no podía significar la rehabilitación de nuestros cuerpos actuales. Primero, porque muchos cuerpos están enfermos o deformados, y en segundo lugar, porque en la muerte se descomponen y vuelven al polvo (Salmo 104:29; cf. Ecl 3:20; Gn 3:19).

Salmo 104:29: Escondes tu rostro, se turban; les quitas el hálito, dejan de ser,
Y vuelven al polvo.

Ecl 3:20 Todo va a un mismo lugar; todo es hecho del polvo, y todo volverá al mismo polvo.

Gn 3:19Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.

En la opinión holística Bíblica de la naturaleza humana, el término "cuerpo" es simplemente un sinónimo de "persona". Por ejemplo, cuando Pablo apela "a presentar vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo y agradable a Dios" (Rom 12:1), está claramente pensando en la persona integral. En vista de este hecho, creer en la resurrección / traslación del cuerpo significa creer que todo mi ser humano, el ser humano que “yo soy”, será restaurado a la vida de nuevo. Esto significa que no seré alguien diferente de quien soy hoy. Seré exclusivamente yo mismo. En pocas palabras, significa que Dios mismo se ha comprometido en conservar mi individualidad, personalidad y carácter.

La promesa Central de la Biblia de la resurrección del cuerpo es compromiso de Dios de restaurar a la vida a las mismas personas que anteriormente existieron en la tierra. Dios no va a resucitar a un grupo indefinido que se vean como personas, sino las mismas personas que vivieron en esta tierra. La Biblia nos asegura la preservación de nuestra identidad a través de las ilustraciones sugestivas de "libros" donde nuestros "nombres", pensamientos, actitudes y acciones están registrados (Fil 4:3; Apoc 3:5, 13:8, 17:8; 20:12).

Fil 4:3
Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida.

Apoc 3:5
El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.

Apoc. 13:8
Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.

Apoc 17:8
La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será.

Apoc 20:12
Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.

Un nombre en la Biblia significa carácter o personalidad, como se indica en los diversos nombres utilizados para describir el carácter de Dios. Esto sugiere que Dios conserva una imagen exacta del carácter de cada persona que haya vivido en este planeta. El registro de cada vida está todo incluido, porque Jesús dijo: " Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. 37Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. "(Mt 12:36-37).

Cada creyente desarrolla su propio carácter único como resultado de las tentaciones, luchas, derrotas, decepciones, victorias, y el crecimiento en la gracia que cada uno experimenta. Esto significa que la posibilidad de "replica múltiple" de las personas en la resurrección, todos mirando, actuando y pensando igual, es inconcebible. Como no hay dos personas con el mismo diseño molecular del ADN, de mismo modo que no hay dos caracteres cristianos que sean el mismo. Cada uno de nosotros tiene un carácter único o personalidad que Dios conserva y que se unirán a los cuerpos resucitados.

En una sociedad donde las personas son a menudo consideradas como engranajes de una máquina, como números en una computadora, es tranquilizante saber que Dios pone un significado trascendente en nuestra identidad personal. Ha escrito el nombre de cada creyente "antes de la fundación del mundo en el libro de la vida» (Apoc. 13:8). A la vista de Dios lo que finalmente cuenta no son nuestra afiliación de iglesia, nuestro linaje familiar, o nuestra pertenencia racial, sino los valores, actitudes y decisiones que caracteriza a nuestra personalidad.
Algunas implicaciones prácticas. Las implicaciones prácticas de la creencia en la resurrección / traslación de la persona completa no son difíciles de ver. Creer en la resurrección / traslación del cuerpo significa creer que vamos a ser capaces de reconocer nuestros seres queridos. Vamos a reconocer a nuestros seres queridos, no necesariamente porque se verán exactamente igual que la última vez que los vimos, sino porque su única individualidad y la personalidad es preservada providencialmente y resucitado con un nuevo cuerpo dado por Dios. Cuando nos reunimos con los compañeros de primaria o de secundaria después de 20 o 30 años, la mayoría de las veces tenemos dificultades en el reconocimiento de ellos por su apariencia externa. Pero tan pronto como empiezan a hablar, nos damos cuenta de quiénes son porque sus personalidades únicas no han cambiado. Ellos siguen siendo  María, Juan, o Roberto que conocimos muchos años atrás.

El mismo principio se aplica al reconocimiento de nuestros seres queridos resucitados. Vamos a reconocerlos, no porque se verán como jóvenes o como viejos la última vez que los vimos, sino porque su única individualidad y la personalidad es preservada providencialmente y resucitado con un nuevo cuerpo de Dios.

El hecho de que Dios restaurará a cada uno de nosotros nuestra personalidad y carácter distinto, nos enseña que nuestra futura personalidad se forma ahora. Como acertadamente afirmó Ellen G. White, "los caracteres formados en esta vida determinará el destino futuro." 2 Esta importante verdad nos invita a cultivar todas las facultades que Dios nos ha dado con el fin de desarrollar los caracteres que estén en condiciones de servir a Dios no sólo en este mundo, sino también en el mundo venidero.

Resumiendo, entonces, la gente en el mundo venidero tendrá cuerpos físicos como la actual, pero sin las inclinaciones del pecado, enfermedad y muerte. El objetivo del Plan de redención no es para eliminar los defectos de la creación material con que Dios nos hizo al hacer de nuevo a los seres creados con una sustancia “espiritual” no física, sino restaurar toda la creación a su perfección original. Lo que fue muy bueno en gran manera en la creación inicial, probará que será muy buena en la restauración final.

Nuestro próximo estudio de la Biblia, se centrará en el medio ambiente y el estilo de vida de los redimidos. ¿Será el nuevo mundo un lugar material como el actual o un reino espiritual radicalmente diferente de este mundo? ¿Estarán los redimidos involucrados en las clases de actividades que conocemos hoy o se pasarán la eternidad en la contemplación y la meditación eterna? Mas importante aún, ¿Estarán casados o solteros?  Esto probaría un estudio muy interesante.


VIDA EN EL MUNDO SE

El jefe de los pasajes bíblicos que hablan de la vida en la tierra nueva (Is. 65:17-25; 66:22-23; Rev 21:1 a 22:5) nos ofrecen vistazos de lo que sólo será realmente la vida que hay. Por lo tanto, cualquier intento de caracterizar la vida, las condiciones, y la búsqueda del mundo venidero debe ser visto como muy limitada e imperfecta esfuerzos para describir una realidad que "ningún ojo ha visto, ni oído oyó, ni el corazón del hombre concebido "(2 Co 2:9).

¿Habrá relaciones conyugales en el mundo venidero? La respuesta sincera de muchos cristianos es "¡NO!" Ellos creen que en la resurrección de los redimidos recibirán alguna clase de cuerpos espirituales unisex, que sustituirán a la actual física y heterosexuales cuerpos. Su creencia se deriva principalmente de una interpretación errónea de las palabras de Jesús se encuentran en Mateo 22:30: "Porque en la resurrección ni se casan ni se dan en el matrimonio, pero son como ángeles en el cielo".

¿Este texto implica que en la resurrección de todos sexual distinciones serán suprimidas y que nuestros cuerpos ya no será física? Si esta interpretación fuera correcta, ello significaría que, contrariamente a lo que dice la Escritura, la creación original de la humanidad como físico, seres heterosexuales no es realmente "muy bueno" (Gen 1:31), después de todo. Para eliminar los "errores" de Su creación original, Dios que es necesario encontrar en el nuevo mundo para crear un nuevo clase de ser humano, presumiblemente formada por la "no-físico, unisex" cuerpos.

Implica cambiar Imperfección. Por decir lo menos, este razonamiento es absurdo que alguien que cree en la omnisciencia de Dios y la inmutabilidad. Es normal para los seres humanos para introducir nuevos modelos y estructuras para eliminar las deficiencias existentes. Por Dios, sin embargo, esto sería anormal e incoherente ya que Él conoce el final desde el principio.

Si Dios en la resurrección fueron para cambiar nuestro actual físicas, organismos heterosexuales en "no-físico, unisex" cuerpos y, a continuación, como Anthony A. Hoekema observa con razón: "El diablo se ha ganado una gran victoria de Dios desde entonces se han visto obligados a cambio de los seres humanos con cuerpos físicos, como él había creado en las criaturas de un clase diferente, sin cuerpos físicos (como los ángeles). Luego, en efecto, parece que se ha convertido en materia tan intrínsecamente malo que tuvo que ser desterrado. Y entonces, en cierto sentido, los filósofos griegos hubieran dado la razón. Pero no es mal materia, es parte de la buena creación de Dios. "1

Al igual que los ángeles. Un estudio de Jesús declaración en su propio contexto no proporciona apoyo a la opinión de que en la resurrección de los redimidos recibirán no físico, unisex, angelical cuerpos. El contexto es una hipotética situación creada por los saduceos en la que se casó seis hermanos en la sucesión de la viuda de su hermano. La finalidad de esas sucesivas, el levirato matrimonios, pero no era relacional procreación, es decir, a "elevar la educación de los hijos por su [su] hermano" (Mt 22:24). La prueba la cuestión planteada por los saduceos era, "En la resurrección a la que de los siete será ella mujer?" (Mt 22:28).
Para responder a esta situación hipotética, Jesús afirmó: "Tues están equivocados, porque sabe que ni la escritura ni el poder de Dios. Porque en la resurrección ni se casan ni se dan en el matrimonio, pero son como ángeles en los cielos" (Mt 22: 30). En el contexto de la situación hipotética de siete hermanos de casarse con la misma mujer para darle una descendencia, Cristo de la referencia a no casarse o dar en el matrimonio, pero está como los ángeles, es probable que signifique que el matrimonio como un medio de procreación ya no existen en el mundo venidero. Es evidente que si no nacen nuevos niños, no habrá posibilidad de matrimonio con un hijo o de dar una hija en matrimonio. Este es el significado de estas frases. El cese de la función de procreación del matrimonio hará que los redimidos "como ángeles", presumiblemente porque no se reproducen después de su propia semejanza. No hay indicación en las Escrituras que los ángeles tienen bebés.

En su respuesta, Jesús no se refiere a la cuestión de inmediato el estado civil de una mujer casada siete veces, pero con la cuestión más amplia de la función de procreación del matrimonio, que, después de todo, fue la razón por la cual los siete hermanos, casado con la misma mujer. Este método indirecto de responder a las preguntas no es infrecuente en las enseñanzas de Jesús. Por ejemplo, cuando se le preguntó por los fariseos, "¿Es lícito para un hombre divorciarse de su esposa?" (Marcos 10:2), Jesús optó por hacer caso omiso de la cuestión inmediata, haciendo hincapié en lugar del original de diseño para el matrimonio creacional a ser un compromiso de toda la vida, sin divorcio (Marcos 10:5-9).

Único en el mundo venidero? ¿El cese de la función de procreación del matrimonio implica también la terminación de su función relacional? No ocurre necesariamente lo mismo. Si Dios creó al ser humano en el inicio como masculino y femenino, con la capacidad de una unidad de la experiencia íntima de relaciones, no hay ninguna razón para suponer que Él recreará al final como unisex seres, que viven como personas solteras sin capacidad de experimentar la unidad de relaciones existentes en un hombre / mujer relación.

La doctrina de las primeras cosas, conocido como etiología, debe iluminar la doctrina de la Santa Misa, conocida como la escatología. Si Dios encuentra su creación de los seres humanos como hombres y mujeres "muy bueno" (Gen 1:31), al principio, que se descubra que es "muy malo" al final? Tenemos razones para creer que lo que era "muy bueno" para Dios en el principio también será "muy bueno" para él al final. Dios no aprender de errores como humanos.

Cristianos, que creen que la vida humana no se originó por la perfección divina elección imperfecta pero por casualidad a través de la generación espontánea, puede resultar racional para pensar en una reestructuración radical de los seres humanos de la transformación física y heterosexuales en física y no unisexual. Que podría explicar esta transformación, como parte del proceso evolutivo usado por Dios. Pero para los cristianos como los adventistas del séptimo día que creen en una creación original, perfecta y que celebran el día de reposo a través de la perfección de la creación original de Dios, es imposible imaginar que al final Dios cambiará radicalmente la estructura y la naturaleza del cuerpo humano.
Cese de la procreación. El cese de la persona humana la capacidad reproductiva en el mundo venidero, ya que implica la declaración de Jesús en Mateo 22:30, podría ser visto como un cambio en el diseño original de Dios de la función de la sexualidad humana. Pero esto no es necesariamente cierto. Escritura indica que Dios ya ha contemplado un cambio en su plan original, cuando El dijo: "Sed fecundos y multiplicaos, y henchid la tierra" (Gen 1:28).

El comando para "llenar la tierra" presupone que Dios había tenido la intención de terminar el ciclo reproductivo de la tierra una vez que se habían cubierto por un número ideal de las personas. En un mundo perfecto, sin la presencia de la muerte, el equilibrio ecológico entre la tierra y la gente se ha llegado en un tiempo relativamente corto. En ese momento Dios se ha interrumpido el ciclo reproductivo de los animal y las criaturas humanas, para proteger el ecosistema de este planeta.

Es razonable suponer que la resurrección y la traducción de los santos constituyen el cumplimiento del plan original de Dios para el "relleno" de la tierra. En cierto sentido, los redimidos representan el número ideal de habitantes que esta nueva tierra será capaz de apoyar de manera adecuada. Esto es sugerido por la referencia a los nombres ", escrita antes de la fundación del mundo en el libro de la vida» (Ap 13:8; ver 17:8; 21:27; Dan 13:1; Phil 4:3). La mención de nombres sugiere la existencia de un original plan divino para un número ideal de justicia a habitar esta tierra. No había surgido el pecado, Dios en su providencia se ha interrumpido el ciclo reproductivo de una vez el número ideal de personas que se había llegado. Pero el cese de la función procreadora de matrimonio antes o después de la caída no exige el cese de su función relacional.

Continuidad de las relaciones. Jesús referencia a nuestro ser "como ángeles" (Mt 22:30) en la resurrección no implica necesariamente la terminación de la función de relación de matrimonio. En ninguna parte las Escrituras indican que los ángeles son "unisex" seres incapaces de entablar relaciones íntimas en una similar a la de los matrimonios. El hecho de que los ángeles son a menudo mencionados en la Biblia en pares (Gén. 19:1; Ex 25:18, 1 Rey 6:23) sugiere que se pueden disfrutar de relaciones íntimas de pareja.

Dios ha revelado a sí mismo, no como un ser solitario que vive en eterna soledad, sino como una relación de tres seres tan íntimamente unidos que el culto como un Dios. Si Dios mismo vive en una relación más íntima con los demás miembros de la Trinidad, no hay ninguna razón para creer que suprimir al final la función unitivo del matrimonio que él mismo estableció en su creación.

Apoyo a esta conclusión está prevista también por el hecho, ya se señaló, que las diferencias sexuales de la masculinidad y femineidad se presentan en las Escrituras como el reflejo de la "imagen de Dios" (Gen 1:27). Un aspecto de la "imagen de Dios" en la humanidad es la capacidad dada por Dios a un hombre y una mujer a contraer matrimonio a través de la experiencia de una unidad de relaciones similares a la existente en la Trinidad. Si la masculinidad y femineidad se refleja la imagen de Dios en la creación, tenemos razones para creer que van a seguir a fin de reflejar la imagen de Dios en la restauración final de todas las cosas. El propósito de la redención no era la destrucción de la creación original de Dios, pero su restauración a su perfección. Esta es la razón por la Escritura habla resucitados del cuerpo y no de la creación de nuevos seres.
Renovación de la Tierra. Para apreciar la visión bíblica sobre la vida en el mundo venidero, es importante recordar en primer lugar, que la Biblia en la habitación eterna de los redimidos se encuentra aquí en esta tierra, y no en algún lugar en el cielo. Tanto el Antiguo y del Nuevo Testamento hablan de un "cielo nuevo y una tierra nueva» (Is 65:17; Ap 21,1), como ser, no un mundo diferente en algún lugar fuera en el espacio, sino el actual el cielo y la tierra renovada y transformada a su perfección.

La visión bíblica del mundo venidero se inspira en la paz, la armonía, la prosperidad material, y las delicias de los primordiales Sábado. Adán el primer día después de su creación funciones en el Antiguo Testamento como un paradigma de los últimos días, una denominación común para el mundo venidero. La paz y la armonía que existió entre Adán y los animales en la creación será restaurada en la nueva tierra cuando "el lobo morará con el cordero, y el leopardo se tumbará con el cabrito, y el ternero y el león y el fatling juntos, y un niño se llevan ellos "(Is 11:6).

Del mismo modo, la prosperidad y la abundancia que prevaleció en la creación será restaurada en la nueva tierra, donde "el ara alcanzará al segador y el de uvas treader él que siembra la semilla; las montañas goteo vino dulce, y todos los collados fluirá con ella "(Amós 9:13; cf. Es 4:2; 30:23-25; Joel 3:18; Sof 3:13). Estas descripciones transmitir la imagen de una verdadera y abundante "terrenal" la vida en el nuevo mundo. "El desierto se convierte en un campo fértil" (Is 32:15) y "el lobo morará con el cordero" (Is 11:6).

El Nuevo Testamento presenta esencialmente la misma visión del mundo venidero. Pedro habla de esta "tierra y todas las obras que están en ella", que será purificada por el fuego (2 Pe 3,10).

El resultado será "un cielo nuevo y una tierra nueva en que habita la justicia" (2 Pe 3:13). Pablo declara que toda la animal y la creación humana impaciencia anhelo de "ser liberados de su esclavitud a la decadencia y obtener la gloriosa libertad de los hijos de Dios" (Rm 8:19-21). Juan vio en la visión del "nuevo cielo y la tierra nueva" que Dios se establecerá después de la actual purificar la tierra (Ap 21:1-4).

Activa la vida urbana. Tal vez la más poderosa imagen utilizada en el Nuevo Testamento para transmitir la sensación de continuidad entre el actual y el futuro mundo, es la imagen de la Ciudad Santa. Hebreos, por ejemplo, dice que Abraham "esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo creador y constructor es Dios" (Hebreos 11:10). La experiencia de Abraham es un clase de la experiencia de todos los creyentes, porque, como explica el mismo autor, "aquí no tenemos ciudad duradera, sino que buscamos la ciudad que está venidero" (Hebreos 13:14).

El Nuevo Testamento se cierra con una descripción más impresionante de la Ciudad Santa, la Nueva Jerusalén, en la que se acogió con beneplácito "sólo aquellos que están escritos en el libro del Cordero de la vida» (Ap 21:27). Es dudoso que todos los detalles de la ciudad, como el alto muro, las doce puertas, los doce cimientos, se deben tomar literalmente. Sea cual sea su significado puede ser la visión de la Ciudad Santa transmite la imagen, no de un místico, la vida monástica en un retiro celestial, sino de la vida urbana de intensa actividad en esta nueva tierra.

La vida en la Ciudad Santa no será una de aislamiento y soledad, sino de la comunión, la emoción y la acción. La Nueva Jerusalén será una compleja, cosmopolita, lugar donde todo clase de personas de diferentes razas, culturas, lenguas y vivir y trabajar juntos en paz. La vida no será estático y aburrido, pero dinámico y creativo.

"En la Nueva Jerusalén", Shirley C. Guthrie escribe, "no habrá comunidad sin uniformidad, sin individualidad irresponsabilidad. El problema de los derechos individuales frente al bienestar de la comunidad se resolverá de manera que sirve a la comunidad individuales, y los servicios a la comunidad, en una comunidad de seres libres responsables unidos en el amor. "2

La imagen de los redimidos que viven juntos en la Ciudad de Dios en la interrelación y la interdependencia representa el cumplimiento de la intención divina de la creación y la redención. En la creación, Dios ha querido que los seres humanos que encuentran su cumplimiento, no por el hecho de vivir solo, pero en la que trabajan juntos para vencer y tener dominio sobre la tierra. A través de la redención, Cristo nos reconcilia con Dios y con otros seres humanos, para que podamos vivir en paz con todas las personas.
Vida Urbana sancionado por Dios. La visión bíblica de la Ciudad Santa en la tierra nueva sugiere que la estructura de la vida urbana está sancionado por Dios. Para muchos es difícil aceptar este punto de vista, porque nuestra ciudad no es un reflejo de la Ciudad de Dios. Por el contrario, son los lugares donde el crimen, el odio, la hostilidad y la indiferencia hacia Dios y los demás seres prevalecer.

El estado actual de la vida urbana no nos causa para rechazar, en principio, la urbanización como un pecado social. El hecho de que la vida urbana seguirá en la nueva tierra nos dice que será posible para las personas a convivir en un sistema urbano complejo de la interrelación y la interdependencia, sin dar lugar a los aspectos sociales, económicos, ecológicos, políticos, raciales y problemas que tenemos hoy. Por otra parte, esta visión de la convivencia en el futuro la Ciudad de Dios reto como cristianos nosotros no abandonar a las ciudades huyendo en masa al país, pero para trabajar en y para las ciudades, ofreciendo nuestra influencia cristiana y ayudar a resolver los muchos problemas complejos.

Actividad y creatividad. La vida en la nueva tierra no se gasta en ocio pasivo o la mediación, pero en la actividad productiva y la creatividad. Los que piensan que los redimidos vivirán en el nuevo mundo glorificado como invitados, alimentados, alojados, y entretenido por Dios, son totalmente engañados. La nueva tierra no es una especie de Disneyland mundo mágico donde Dios ofrece un sinfín de viajes gratis a todos. No habrá "libre cargadoras" en el mundo venidero. Isaías escribe: "Se construyen casas y las habitarán, y plantarán viñas y comer su fruto. No se construyen y habitan en otro, que no se comen las plantas y otro" (Is 65:21-22).

La imagen bíblica del mundo de mañana es un verdadero pueblo en el que participar en la actividad productiva y la creatividad. No habrá falta de tiempo o de recursos para completar nuestros proyectos. En el ámbito de los conocimientos de hoy, sólo pueden rayar la superficie de cualquier disciplina que elija a especializarse pulgadas Cuanto más aprendemos, más nos damos cuenta de que es aún mucho que aprender. En la nueva tierra, no habrá límite a nuestro crecimiento en el conocimiento y la gracia. "Cada Facultad se desarrollará, cada aumento de capacidad. La adquisición de conocimientos no se cansa la mente o el escape de energía. En las más grandes empresas se pueden trasladar, la más alta llegó a las aspiraciones, las más altas ambiciones realizado, y sigue ahí surgirán nuevos alturas de superar, nuevas maravillas que admirar, nuevas verdades que comprender, nuevos objetos para provocar a las competencias de la mente y el alma y el cuerpo. "3

Continuidad con la cultura actual. La vida en la tierra nueva implicará cierta continuidad con lo que podemos vagamente plazo nuestra cultura actual. Esto es sugerido por el hecho de que Dios purificar la tierra y resucitar nuestros cuerpos, en lugar de crear un nuevo planeta con nuevos habitantes.

Otra indicación importante de la continuidad se encuentra en Apocalipsis 21:24, 26 que dice: "Los reyes de la tierra traerán su gloria en ella [la ciudad],... Que se pondrá en la gloria y el honor de las naciones". Este pasaje sugiere, en primer lugar, que los habitantes de la nueva tierra se incluyen a las personas que han alcanzado gran importancia y el poder en este mundo: reyes, presidentes, científicos, etc. En segundo lugar, las contribuciones que los individuos o las naciones han hecho al mejoramiento de la vida actual no se pierdan. Seguirán a enriquecer la vida de la nueva tierra. Esto nos da motivos para creer que los avances tecnológicos de nuestro tiempo en los campos de la informática, la comunicación, y los viajes no se pierda, pero mejorado, refinado y perfeccionado.

Dios afirma que la bondad del mundo, Él ha hecho, y que nuestros valores logros creativos, no simplemente cancelar todos los trabajos creativos que los hombres y las mujeres se han producido, a menudo con gran sacrificio personal. Es reconfortante pensar que el valor de nuestro trabajo creativo se extenderá más allá de esta vida a la nueva tierra. La preservación de los logros de la humanidad único sugiere que la vida en la nueva tierra no será aburrido e incoloro, pero emocionante y satisfactoria.
El mal de ausencia. Una diferencia más notable entre nuestra vida y la de la nueva tierra será la ausencia de todas las cosas que ahora limitar o perjudicar nuestras vidas. El diablo, que es la fuente última de todas las formas del mal, será destruido en el lago de fuego (Ap 20:10). En consecuencia, no habrá manifestación del mal dentro de nosotros o que nos rodea. Es difícil imaginar cómo será vivir en el nuevo mundo sin la presencia del odio, los celos, el miedo, la hostilidad, la discriminación, el engaño, la opresión, la matanza, corte la competencia, las rivalidades políticas, la carrera de armamentos, recesiones económicas, las tensiones raciales, el hambre, la disparidad entre los ricos y los pobres, o la enfermedad y la muerte.

"Él enjugará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni habrá luto ni llanto ni dolor más, porque el mundo viejo ha pasado» (Ap 21:4). Estos trazos audaces sugieren mucho más de lo que realmente indican. Sugieren que no habrá más enfermedades incurables, no más trágicos accidentes, no más niños mutilados, no más servicios funerarios, no más separaciones permanentes. También sugieren que seremos capaces de cumplir nuestros objetivos inspirados por Dios. En nuestra vida, la enfermedad o la muerte a menudo termina los ambiciosos proyectos que están llevando a cabo. En la nueva tierra, todo el mundo tendrá ilimitado de tiempo y recursos para alcanzar los más altos objetivos.

Ausencia de miedo. La ausencia del mal se hace evidente sobre todo en la ausencia de temor, inseguridad y ansiedad. Nuestra vida está constantemente expuesta a riesgos, incertidumbres y temores. Tememos la pérdida de nuestros puestos de trabajo, la rotura por un ladrón en nuestro hogar, la desintegración de nuestro coche, la infidelidad conyugal de la pareja, el fracaso de nuestros hijos en la escuela o en el trabajo, el deterioro de nuestra salud, el rechazo de nuestros compañeros. En una palabra, tememos todas las incertidumbres de la vida. Estos temores llenar nuestras vidas con la ansiedad, lo que contradicen el propósito de Dios para nosotros y la disminución de nuestro potencial humano.

Escritura usa diversas imágenes para asegurarnos que en la nueva tierra no habrá temor o inseguridad. Se habla de una ciudad con bases permanentes construidos por el mismo Dios (Hebreos 11:10), y de "un reino que no puede ser sacudido" (Hebreos 12:28). Tal vez la más sugerente imagen de seguridad para un cristiano del primer siglo fue el de una ciudad con "un gran muro alto» (Ap 21:12). Una vez que las puertas se cerraron masiva en antiguas ciudades, sus ciudadanos puedan vivir en relativa seguridad interior. Hacer hincapié en la completa seguridad sobre la nueva tierra, la Ciudad Santa fue mostrada a Juan como con paredes que son tan altos como su longitud (Rev 21:16).

Otra importante imagen diseñado para transmitir el sentido de la perfecta seguridad en la nueva tierra es el de la desaparición del mar ("el mar no era más"-Rev 21:1). Para Juan el mar representados en Patmos aislamiento y la separación de los demás creyentes en el continente. El mar también fue visto como una amenaza para la seguridad del universo (cf. Ap 13:1, 17:15), especialmente por los hebreos, que, al no haber una fuerza marítima, fueron constantemente expuestos al peligro de ataques repentinos de el mar. Por lo tanto, la ausencia del mar desde la nueva tierra se entiende la ausencia de amenazas a su seguridad y la armonía. La misma sensación de seguridad se transmiten mejor a los cristianos del siglo XX este clase de imágenes, tales como: no hay sistema de alarma, cerraduras de seguridad no, no hay seguro de casa, no hay puntos de control de seguridad, o no sistema de defensa estratégica. Independientemente de las imágenes utilizadas, la garantía es que en la nueva tierra que será puesto en libertad de los efectos incapacitantes de miedo y ansiedad.
Ausencia de contaminación. Uno de los aspectos más agradables de la vida en la nueva tierra será su medio ambiente limpio. "Nada entrará sucio, ni quien practique cualquier abominación o mentira» (Ap 21:27). La libertad moral de la contaminación del pecado se refleja en la libertad física de la contaminación del medio ambiente. La vida ya no será amenazada por la contaminación y el agotamiento irresponsable de los recursos naturales, porque los ciudadanos de la nueva tierra serán fieles guardianes de la nueva creación de Dios. No habrá "las secciones de fumar" en la nueva tierra, porque nadie va a fumar nunca desea su salud de distancia. Qué alivio será para poder respirar siempre fresca, aire limpio en interiores y al aire libre, que se puede beber de cualquier fuente clara y brillante de agua, para ser capaces de comer alimentos frescos sana no contaminada por los pesticidas ni conservantes!

También es tranquilizador el hecho de que los ciudadanos de la nueva tierra serán administradores responsables de la nueva creación de Dios que no vuelva a estropear. Que presumiblemente producirá pocos residuos y saber cómo disponer de él de tal manera que la naturaleza será capaz de asimilar y procesar. Un perfecto equilibrio ecológico será preservado, que garantice el bienestar de los humanos y la creación de animals.

La presencia de Dios. La más singular y gratificante aspecto de la vida en la nueva tierra será una experiencia sin precedentes de la presencia de Dios entre su pueblo. "He aquí, la morada de Dios con los hombres. Él morará con ellos, y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos» (Ap 21:3). Estas palabras son el centro de la promesa de Dios de la alianza de la gracia (cf. Jer 31:33; Hebreos 8:10) que se realizará plenamente en la nueva tierra.

La presencia de Dios en la nueva tierra será tan real que "la ciudad no tiene necesidad de sol o la luna brille sobre ella, para la gloria de Dios es su luz, y su lámpara es el Cordero" (Ap 21:23). Los creyentes podrán disfrutar de la nueva relación de la bendita tierra que Adán y Eva experimentado cada sábado, cuando Dios vino a visitarlos. La caída interrumpe esta bendita relación, pero se mantuvo el sábado para recordar a los creyentes de su futura restauración (Heb 4:9). Nuestra celebración semanal del sábado alimenta nuestra esperanza de futuro de la comunión con Dios en la tierra nueva. Que será, como dice Agustín, "el mayor de los Sábados", cuando "vamos a descansar y vamos a ver, vamos a ver y vamos a amar, el amor y nos vamos a alabar, lo que es lo que al final sin fin. "5

Regular más ricos y Culto. Fundamental para la vida en la nueva tierra será el ordinario de culto de Dios. Isaías describe la regularidad y la estabilidad de culto en la nueva tierra en términos familiares para su tiempo: "De la luna nueva a luna nueva, y de sábado a sábado, vendrá toda carne a adorar delante de mí, dice el Señor" (Is 66: 23). El contexto indica que esta recopilación para el culto ordinario se refiere, en primer lugar, a la espera de políticas de restauración de Jerusalén y de sus servicios religiosos (v. 20), y en segundo lugar, a la finalización a tiempo de restauración de esta tierra, de los cuales la primera era un clase. Los profetas a menudo ver el último divina logros a través de la transparencia de los acontecimientos históricos inminente.

Isaías menciona la "luna nueva", junto con el sábado ya que el primero que desempeñan un papel vital en la determinación del comienzo del nuevo año, de cada mes, así como la fecha clave para la celebración anual de festivales tales como Pascua, Pentecostés, y el Día de Expiación. Para ellos la aparición de la luna nueva manifestado culto regularidad y la estabilidad.

Personal y el culto público será regular y rico en expresión y significado. En la vida actual, que adorar a Dios aunque no siempre se entiende por qué Él permite prosperar a los impíos y los inocentes que sufren. En la nueva tierra, este misterio se resolverá en los redimidos se les da la oportunidad de entender la equidad de los juicios de Dios. "Justo y verdaderos son tus caminos, oh Rey de las edades!... Para tus juicios se han puesto de manifiesto» (Ap 15,4). Esta revelación de la justicia y la misericordia divina inspire a los redimidos para alabar a Dios, diciendo: "¡Aleluya! Salvación y la gloria y el poder pertenecen a nuestro Dios, por sus juicios son verdaderos y justos" (Ap 19:1-2).

Culto será más rico en la nueva tierra, no sólo por el reconocimiento más completo de la misericordia de Dios y la justicia, sino también por la oportunidad de adorar a Dios visible. "El trono de Dios y del Cordero estará en [la ciudad], y sus agentes se adorarle; porque ellos verán su rostro, y su nombre deberá figurar en sus frentes" (Ap 22:3-4). Este texto sugiere que el culto de Dios en la tierra nueva enriquecerá los creyentes con una mayor conocimiento y disfrute de Dios. En cierto sentido, esta es la última función de la adoración de Dios, a saber, la experiencia de Su presencia, la paz, y el poder en nuestras vidas. Esta experiencia será tan real en la nueva tierra que el lugar será verdaderamente el cielo.
Comunión con todos los creyentes. La relación se podrá disfrutar con la Trinidad nos traerá en comunión con los creyentes de todas las edades y de todo el mundo. Hoy sólo podemos comunión con aquellos que viven en nuestro tiempo y en nuestro entorno inmediato. En la nueva tierra, nuestra comunidad se extenderá a las personas que viven en cada edad y país: patriarcas, profetas, apóstoles, mártires, misioneros, pioneros, nuestros antepasados familiares, y descendientes, pastores y laicos.

El gran símbolo de esta relación es el gran banquete de bodas del Cordero: "Bienaventurados los que son invitados a la cena de matrimonio del Cordero" (Ap 19:9). Esta relación incluye "una gran multitud, la cual nadie podía contar, de toda nación, de todas las tribus y pueblos y lenguas» (Ap 7:9). Es imposible imaginar la inspiración y la información que se van a beneficiar de conocer personalmente a convertirse en el más talentoso de personas que nunca vivieron.

En un momento en que muchos cristianos están perdiendo interés en el mundo venidero, porque les resulta demasiado casto también desinfectados, demasiado irreal y demasiado aburrido, es imprescindible para recuperar la Bíblica holística y realista visión de la nueva tierra. Será un lugar donde todas las facultades se desarrollará, nuestros más elevados se hará realidad las aspiraciones, las más grandes empresas se llevará a cabo, y la más dulce de relaciones será disfrutado con Dios y con los otros seres humanos.

Esta gloriosa visión bíblica del mundo venidero puede disparar nuestra imaginación, alimentar nuestra esperanza, y fortalecer nuestra fe, mientras que nosotros vivimos entre la inseguridad y los problemas de la vida de acá. Puede inspirarnos "vivir sobria, recta y piadosa vida en este mundo" (Tito 2:13), mientras que estamos esperando para la consumación de nuestra esperanza bienaventurada, la aparición de nuestro Salvador para restaurar este mundo a su perfección.

NOTAS

Anthony A. Hoekema, La Biblia y el futuro (Grand Rapids, 1979), p. 250.
Shirley C. Guthrie, Doctrina Cristiana (Atlanta, 1968), p. 398.
Ellen G. White, The Gran Controversia Entre Cristo y Satanás (Mountain View, California, 1950), p. 677.