Los Muebles del Santuario.
El Arca

El arca era la figura central de todo el santuario. La ley quebrada que estaba en el arca era la única razón de todo el servicio sacrificial, tanto típico como antitípico.
 Cuando el Señor dio instrucciones para hacer el santuario, Su primera instrucción fue, "harán un arca de madera de acacia; de dos codos y medio será su largo, y de un codo y medio será su ancho, y de un codo y medio será su altura" [1].
Estaba cubierta interior y exteriormente con oro puro, y con una corona de oro en la parte superior. La tapa del arca era llamada propiciatorio, y era de puro oro. A ambos lados del propiciatorio había un ángel de oro batido, con sus alas cubriendo el arca, y sus rostros mirando reverentemente hacia la ley de Dios que quedaba debajo del propiciatorio.
Existe gran consolación en el hecho de que el mismo Señor haya cubierto la quebrantada ley con el propiciatorio; y después El mismo, el Dios misericordioso, tomó posición en el propiciatorio, de manera que cada pecador que viniese a confesar sus pecados, pueda recibir misericordia y perdón.
Ese propiciatorio, con la nube de gloria, representación visible de la presencia de Dios, y sus querubines cubridores, es una figura o "sombra" del trono del gran Dios, que proclama Su nombre como siendo "compasivo, clemente y piadoso, y grande en misericordia y fidelidad" [2].
Dentro del arca estaba la propia copia de la santa ley dada a la humanidad al comienzo.
"Donde no hay ley, no hay transgresión" [3]. "El pecado no es llevado en cuenta cuando no hay ley" [4]. Es por esta razón que el Señor no podría haber expulsado a nuestros primeros padres del jardín del Edén [5] por causa de su pecado, si ellos hubiesen sido ignorantes a respecto de esta santa ley. Nuestro Señor nunca reveló en Su Santa Palabra, cómo les reveló Su ley a nuestros padres; pero cuando fue necesario revelarles nuevamente a Su pueblo Su ley, después de la larga servidumbre en Egipto, él tenía ese momento de temor reverencial grabado, de manera que las generaciones venideras supieran que Dios vino del cielo y les dio los mandamientos con una voz audible en los oídos de todos los Israelitas [6].
Después que Dios les dio los diez mandamientos desde la cima del Monte Sinaí, El las escribió en dos tablas de piedras, y se las dio a Moisés, con la instrucción, "las pondrás en el arca" [7]. El arca fue colocada en el Lugar Santísimo del santuario, donde ningún ojo mortal, excepto el del Sumo Sacerdote, podía mirarla, y solamente un Día en el año, cuando él entraba para esparcir la sangre del macho cabrío del Señor delante y sobre el propiciatorio, para expiar la quebrantada ley que estaba dentro del arca.
"El salario del pecado es la muerte" [8] y la quebrantada ley demanda la muerte de todo pecador. En el servicio típico la sangre era esparcida sobre la ley [9] para mostrar Así la fe en la sangre de Cristo, la cual liberaría la justicia de la demanda, o curso, de la ley [10].
Dios hablaba con Su pueblo desde la nube de gloria, la cual descansaba en el propiciatorio, entre los querubines [11].
Estos querubines dorados con sus alas abiertas eran una representación del querubín cubridor que rodea el trono de Dios en el cielo [12].
No puede haber un gobierno sin una ley. La misma sugestión de un reino está siempre ligada a una ley. No podría existir ningún juicio sin una ley que sea la norma para ese juicio.
Dios declaró que "todos los que con ley pecaron, mediante ley serán juzgados" [13]. Todos los mandamientos de Dios son justos [14]. El establecimiento, o el fundamento de Su trono es justicia y juicio [15].
"No había nada dentro del arca, a no ser las dos tablas de piedra" [16], dice el libro sagrado. El pote de maná fue colocado "delante del Señor" [17], y la vara de Aarón que floreció fue colocada "delante del testimonio" [18].
 Pablo, enumerando todo el contenido del Lugar Santísimo en el orden que él tenía, lo lleva a uno  suponer que en algún tiempo el pote con maná y la vara de Aarón fueron puestos en el arca; pero el arca fue hecha con el único propósito de contener la santa ley de Dios [19].
A ninguna mano profana le era permitido tocar el arca.
 Uzza fue castigado al tratar de asegurar el arca con sus manos cuando los bueyes que la conducían tropezaron [20]; y miles de "los hombres de Bethsemes" fueron castigados por mirar dentro del arca [21]. Solamente los Levitas estaban autorizados a llevar el sagrado receptáculo [22].
En la ocasión que hubo una batalla contra los Filisteos, los débiles hijos de Elí, el sumo sacerdote, llevaron el arca hasta el lugar de batalla, y este fue capturado por los Filisteos; pero Dios impresionó sus corazones para que lo devolvieran a Israel con una dorada ofrenda por la culpa [23].
 Cuando el templo de Salomón fue construido, el arca fue colocado en el Lugar santísimo, y quedó ahí hasta que la tomó el profeta Jeremías y la escondió en una cueva en las montañas, antes del cautiverio Babilónico, no permitiendo Así que cayese en las manos de Gentiles [24].
El autor de la Apócrifa dice que el arca será nuevamente encontrada en los últimos tiempos. Si esa copia de la ley que Dios le dio a Moisés en el Sinaí, será nuevamente encontrada o no, habrá una copia de esa misma ley, trazada como con una pluma de fuego en los cielos, ante la mirada extasiada de los habitantes de la tierra, en relación con la segunda venida de Cristo a esta tierra [25].
La santa ley es la norma por la cual todos serán juzgados. La ley condenará al culpable, ya que "pecado es la transgresión de la ley" [26].
 La misma ley que condena al pecador testimoniará por la justicia de aquellos que a través de la fe en Cristo, han tratado de andar en armonía con sus sagrados preceptos, buscando humildemente el perdón de cada transgresión [27].

Tipo
Exodo 26:33
El arca fue colocada en el Lugar Santísimo.
Exodo 25:21-22, Exodo 34:5-7
La presencia visible de Dios era manifestada sobre el propiciatorio.

Antitipo
Apocalipsis 11.19
El arca fue vista en el santuario celestial
El Señor da Su nombre como Misericordioso, Fuerte y Piadoso.

Referencias:
4.1.- Exodo 25:10
4.2.- Exodo 34:5-7
4.3.- Romanos 4:15
4.4.- Génesis 3:22-24
4.5.- Deuteronomio 4:10-13
4.6.- Exodo 31:18
4.7.- Romanos 6:23
4.8.- Levítico 16:15
4.9.- Gálatas 3:13
4.10.- Exodo 25:21-22
4.11.- Ezequiel 28:14,16
4.12.- Romanos 2:12
4.13.- Salmo 119:172
4.14.- Salmo 97:2
4.15.- 1 Reyes 8:9
4.16.- Exodo 16:33-34
4.17.- Números 17:10
4.18.- Deuteronomio 10:1-2
4.19.- 2 Samuel 6:6-7
4.20.- 1 Sam. 6:19
4.21.- Deut. 10:8
4.22.- 1 Sam. 4:3-11
4.23.- 2 Macabeos 2:1-8
4.24.- Salmos 97:6; 98:2
4.25.- 1 Juan 3:4
4.26.- Romanos 3:21